Eduardo Feinmann quiso entrevistar a los militantes kirchneristas que se encontraban para darle apoyo a la expresidenta y utilizó una repudiable estrategia al engañarlos con un comediante que simuló ser Victor Hugo Morales.

El periodista le pidió a su movilero que le diga a la gente que era para el programa de Víctor Hugo Morales, mientras en el estudio radial del programa se encontraba el imitador Claudio Rico. De esta manera consiguió varias voces que accedieron a la entrevista.

"Es un horror, una caza de brujas, una persecución total", fue una de las frases que se escucharon al creer que estaban entrevistados por el periodista uruguayo.

Embed

Luego, cuando el cronista intentó entrevistar a alguien diciendo que del otro lado estaba Luis D'elía, Feinmann se encontró con la única mujer anti kirchnerista que estaba en la zona, y que se terminó trenzando al aire con el falso dirigente sindical.

Embed

En esta nota