El Gobierno busca renegociar la deuda de las provincias con el FGS

El Ejecutivo nacional enviará un proyecto para que el Tesoro nacional pague la mal llamada "reparación histórica" y así el Fondo pueda refinanciar las deudas de las provincias.

19 de agosto, 2020 | 22.03

El otrora opulento Fondo de Garantía de Sustentabilidad agoniza tras sólo cuatro años de gestión de Mauricio Macri. Con negociados, desprolijidades y una clara desinversión, los ex funcionarios vaciaron la mitad de su patrimonio para poder instalar el relato de que el sistema jubilatorio no tiene viabilidad y así cambiarlo a uno con participación de privados. Si bien Cambiemos no pudo desarrollar la segunda parte, las consecuencias de la primera aún se sienten y hoy el Gobierno nacional pedirá hacerse cargo de la deuda de la reparación histórica para que el FGS pueda refinanciar los pasivos de las provincias.

Vicentin: de gran empresa a gran estafa

Luego de que Lisandro Cleri desembarque en el Fondo en mayo y arme un estado de situación, le transmitió sus desagradables descubrimientos al ministro de Economía, Martín Guzmán. Ninguno de los economistas podía creer lo precaria de la situación que, cual olla de presión, iba a estallar si no se aplicaban correcciones estructurales urgentes, pudo saber El Destape por fuentes presentes.

Es que, si no se modificara nada, la estructura que dejó el macrismo destruiría por completo al FGS y así al único colchón anticíclico en el que se resguarda el régimen previsional argentino. A raíz de esa reunión, Cleri recibió luz verde para elaborar una estrategia para primero frenar la dilapidación de los activos y luego conseguir recuperar el Fondo.

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

SUSCRIBITE A EL DESTAPE

El Fondo supo acopiar U$S 65.800 millones en 2015 y fue desguazado hasta el punto de rozar los U$S 34.800 millones en 2019. El resultado se debe a la gestión de Emilio Basavilbaso en ANSES y los múltiples subdirectores ejecutivos que nombró que, como él, deben rendir cuentas ante la justicia en una variopinta cantidad de causas penales.

Una de las primeras respuestas que dio el Gobierno a esta crisis se traducirá en un proyecto de ley que ingresará a Diputados en las próximas horas para trasladar la responsabilidad del pago de la reparación histórica desde el FGS a Economía. Con la ley de reparación histórica, Cambiemos entregó aumentos menores a los correspondientes a miles jubilados, pero en tiempo récord.

Si bien se utilizó en un principio lo recaudado por los impuestos del blanqueo de capitales, ese dinero del Tesoro del organismo previsional ya se esfumó. La reparación histórica que aprobó Cambiemos cargó luego el peso sobre el propio organismo y, al tratarse de un incremento sustancial en la salida de efectivo mes a mes, la norma especifica que si no puede fondearse con las ganancias, deberá liquidar su patrimonio. Esto dejaría en bancarrota al FGS fácilmente en cuestión de meses.

En parte presencial pero mayoritariamente virtual, se reunieron la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, el presidente de Diputados, Sergio Massa, y el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, con los mandatarios de las 21 provincias afectadas, que consiste en todas a excepción de Córdoba, Santa Fe y San Luis. Allí los gobernadores se comprometieron a apoyar este proyecto para recuperar el FGS y a cambio el organismo podrá refinanciar sus deudas. Caso contrario, se verá forzado a reclamarlo para continuar el abono de la reparación histórica.

Por lo pronto se suspendieron por 45 días el cobro de capital de los pasivos de los 21 sub-soberanos, que se tomó en torno a esa ley en 2016 y debía comenzar su pago este mes. Las arcas sub-soberanas ya sufren un estrés financiero inédito por la pandemia y no pueden hacer frente a estos préstamos que, en total, supera los $ 100.000 millones.

“El FGS debe hacerse cargo, según la ley sancionada en 2016, del pago de la reparación histórica porque el fondo previsto por el blanqueo sancionado en ese momento no alcanzó los objetivos planteados y ya no se cuenta con esos recursos”, explicó Raverta sobre el estado de situación. Macri creó obligaciones mensuales a hacerse frente con un monto insuficiente de activos recaudados en una única ocasión.

Cualquier funcionario se pudo haber dado cuenta que pronto se licuaría este dinero y por eso agregaron en la ley que el FGS debía usar sus ganancias y, si esto tampoco alcanzaba, desarmar sus posiciones. La clave recae en esta última parte, dado que, como denunció El Destape en 2016, el objetivo de Macri siempre estuvo centrado en desarticular el multimillonario salvavidas del régimen jubilatorio para que se “autocumpla” la profesía de que el sistema es insostenible y que se precisa adoptar un sistema con capitalización privada, similar al de las AFJP. Lamentablemente, las consecuencias visibles hoy dieron la razón.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►