Banco Central: agosto arrancó con una fuerte pérdida de reservas por la demanda de energía

La autoridad monetaria que conduce Miguel Pesce perdió U$S 300 millones en las últimas dos jornadas. Se percibe cada vez más el impacto de la demanda energética producto de la crisis que genera la guerra entre Rusia y Ucrania

02 de agosto, 2022 | 17.48

El Banco Central vendió U$S 300 millones en el arranque de agosto producto de la presión que genera la demanda energética. Los efectos de la guerra en Europa son dañinos para las arcas del Estado y complican las metas de acumulación pactadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según fuentes del mercado, el Central terminó su actividad con ventas por unos U$S 170 millones para atender la demanda de divisas. La tensión para el pago de energía y combustible estuvo en el orden de los U$S 70 millones. En los dos primeros días de agosto, la autoridad monetaria que conduce Miguel Pesce registró ventas por casi U$S 300 millones.

En julio, el balance de ventas del ente rector de la economía estuvo en el orden de los U$S 1.275 millones. Según el último informe que brindó el Indec, la balanza comercial registró en junio un déficit de U$S 115 millones. De esta forma, el saldo entre las exportaciones y las importaciones arrojó un número negativo después de 17 meses con registros superavitarios de manera consecutiva.

 Al analizar el comportamiento del comercio exterior en los últimos meses, se percibe cada vez más el impacto de la demanda energética producto de la crisis que genera la guerra entre Rusia y Ucrania. Desde fines de 2020, la evolución del costo del transporte internacional aumentó. En junio pasado, el valor unitario del flete internacional (dólares/tonelada) fue de 107,3 dólares por tonelada, 48,4% superior al de igual período de 2021 (72,3 dólares por tonelada) y 94,7% superior al de junio de 2020 (55,1 dólares por tonelada).

Respecto al segmento energético, el rubro combustibles y lubricantes aumentó 156,6% a nivel interanual. En este período se destacaron aumentos en las compras de gas natural licuado y gasoil (por 422 millones de dólares en ambos casos); gas natural en estado gaseoso (117 millones de dólares); y fosfato monoamónico, incluso mezclado con fosfato diamónico (106 millones de dólares), entre otras subas.

Massa busca reducir subsidios

Según pudo saber El Destape de fuentes oficiales, el líder del Frente Renovador se muestra confiado en alcanzar un acuerdo en materia económica los pilares del Frente de Todos para avanzar en una mayor quita de los subsidios energéticos y de ese modo achicar el déficit fiscal, uno de los objetivos centrales de su plan, necesario para cumplir el acuerdo con el FMI.

En estas circunstancias, Argentina debió gastar más de 6.600 millones de dólares en importación energética solo durante el primer semestre del año, un 189% más que en el mismo período de 2021, según las cifras del Indec, lo que ni siquiera incluye los meses complicados de julio y agosto.

La segmentación de tarifas, mientras tanto, todavía no terminó de aplicarse, lo que, al menos en terreno teórico, da pie a una posible modificación próxima del esquema. En efecto, si bien la quita de subsidios debía entrar en vigencia el lunes 1 de agosto, la Secretaría de Energía anunció este martes que recién el 31 de este mes comenzará a regir la segmentación en el gas, mientras que aún no publicó los nuevos cuadros tarifarios para la electricidad. Además, extendió la fecha de inscripción al formulario online para pedir los subsidios. 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►