"Rumbo exitoso": los números de Argentina que entusiasman a Georgieva

La titular del FMI elogió las políticas económicas llevadas adelante en los últimos meses, en los cuales se realizaron correcciones en diversas erogaciones. Los contrastes con el último año del macrismo.  

19 de noviembre, 2022 | 16.56

“Es muy importante que Argentina mantenga el rumbo exitoso realizado en los últimos meses”, señaló Kristalina Georgieva luego del encuentro con Alberto Fernández. Se refería, fundamentalmente, a las correcciones en las erogaciones que se están llevando adelante para cumplir con las metas monetarias y fiscales establecidas con el FMI, las cuales se focalizan en las jubilaciones y en los subsidios energéticos.

En efecto, el gobierno mantiene su objetivo de cumplir con la reducción del déficit fiscal comprometido por el FMI, que pasaría del 3 por ciento del PBI en 2021 a 2,5 por ciento este año, es decir cerca de 2.300 millones de dólares menos. Para ello, el gobierno decidió reducir entre sus principales erogaciones, las destinadas a los jubilados y los subsidios energéticos que abaratan el valor de las tarifas, manteniendo al margen de este recorte a los empleados públicos y a los planes sociales, según se desprende de informes publicados en la semana por diversas universidades nacionales y centros de estudios.

Los trabajos se focalizan sobre estas erogaciones ya que las mismas representan la mayor parte del gasto e inversión pública, si se tiene en cuenta que las jubilaciones contemplan cerca del 42 por ciento de las partidas, mientras los planes sociales, los subsidios energéticos, y los empleados públicos nacionales, cerca del otro 10 por ciento por cada uno de ellos.

Así, según señala Instituto Interdisciplinario de Economía Política IIEP de la UBA en su informe de octubre, el resultado primario de agosto estaba “fuertemente traccionado por la erosión real de las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares”. Por su parte desde el Observatorio Económico Regional Urbano de la Universidad Nacional de Cuyo, que incluyó el análisis de septiembre, se concluyó que existió una disminución interanual de los gastos totales, que permitieron llegar a un déficit del 2,4 por ciento sobre el PBI, “posicionándose el gasto público en 14,59 por ciento del PBI, desde el 15,14 por ciento” el año pasado, es decir el tercero menor del lustro.



Este resultado, tuvo también que ver, de acuerdo al Mirador de la Actualidad del Trabajo y la Economía, realizado por economistas de la Universidad Nacional de Rosario con un nuevo recorte en las partidas jubilatorias, que descendieron un 6 por ciento en relación a septiembre del año pasado, con lo que, afirma este centro de estudios, “la partida destinada al pago de jubilaciones sigue en caída”.

De la misma forma, las condiciones climáticas y la puesta en marcha de ciertas segmentaciones, llevaron a que el monto de subsidios energéticos también se redujeran, en este caso un 18 por ciento interanual.

Sin embargo, sea en cantidad o en salarios, el gobierno parece este año haber “blindado” a los empleados públicos y los beneficiarios de programas sociales, cuyas erogaciones en la comparación interanual se sostiene prácticamente sin cambios, e incluso con leves subas. De hecho, según el informe la partida salarial para empleados públicos es un "6 por ciento superior al monto de septiembre de 2019, último año de gestión de Cambiemos.  

A comienzos de año, el gobierno firmó un nuevo acuerdo con el FMI, luego de que ambas partes dieran por caído los celebrados entre este organismo y el macrismo, partido que volvió convocar a este organismo en mayo de 2018 tras 12 años en que Argentina prescindió de sus servicios y estableció una política de desendeudamiento.

En el actual acuerdo para reestructurar la deuda de 44.000 millones de dólares tomadas por Cambiemos, el gobierno estableció un nuevo cronograma a cambio de impulsar un ajuste monetario y fiscal, que en este último caso se estableció en 2,5 puntos del PBI para este año en lugar de los 3 puntos del año pasado, para descender al 1,9 por ciento en 2023, 0,9 por ciento en 2024, y llegar al equilibrio en 2025.

Descartada a esta altura un fortalecimiento de los ingresos por fuera de los beneficios al campo mediante el “dólar soja”, el gobierno parece focalizar el cumplimiento de las metas con el FMI mediante una menor erogación para jubilaciones y subsidios. Pareciera ser el “rumbo exitoso” definido por Giorgieva en su reunión del miércoles pasado.
 

LA FERIA DE EL DESTAPE ►