La derrota electoral se dio en medio de un repunte de la economía superior al esperado

En las semanas posteriores a las PASO la industria mostró indicadores de crecimiento por encima de 2018, récord de exportaciones y hasta aumento en el consumo y una baja de la inflación. Los datos que contrastan con el desaliento del clima electoral.

02 de octubre, 2021 | 22.00

Después de la derrota del Frente de Todos en las PASO se difundieron índices que muestran una mejora de la economía y de las proyecciones para lo que se viene. Las últimas semanas vieron pasar las cifras de la recuperación de la industria incluso contra 2018, récord de exportaciones y hasta aumento en el consumo y una baja de la inflación.

Si bien la situación económica fue puesta en el foco después de los resultados de las primarias legislativas, varios de los guarismos que se conocieron después exhiben un mejor resultado macro. En primer lugar, el EMAE del Indec creció 0,8% sin estacionalidad en julio contra el mes previo. Impulsada principalmente por la industria y el comercio, en lo que va del año acumula un crecimiento interanual del 10,5%, aunque esto se compara contra un período de fuerte desplome por la casi nula operación de varios sectores ante el COVID. Se aprecia esta mejoría al ver la película entera: la actividad económica se ubica prácticamente en los niveles pre-pandemia, apenas un 0,8% por debajo de febrero de 2020.

“Se ve ahora una continuidad de la mejora, que se nota principalmente en la industria. Después de la debacle que sufrió en el gobierno de (Mauricio) Macri retomó un sendero de crecimiento y lo sostiene. Esto más allá de cierto estancamiento en el momento en que recrudeció un poco la pandemia, de abril a junio”, resaltó Martín Kalos, economista de la consultora EPYCA.

Puntualmente, la recuperación de la actividad industrial argentina es una de las más importantes a nivel global. En el ranking elaborado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), el país se encuentra sólo detrás de China.

En julio, la producción fabril de Argentina fue 5,6% mayor a la de la misma etapa de 2019 y 3,8% que la de 2018, según estadísticas del INDEC. Chile y Estados Unidos estuvieron por debajo, con crecimientos del 2,8% y 0,9%, respectivamente.

En tanto, el centro de estudios que funciona en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo precisó que en Brasil las manufacturas cayeron 1,5% contra julio de 2019; en España 5,4%; en Francia, -10,4%; en Italia, -4,5%; en India, -2,1%; en México, -3,0%; en Alemania, -9,0%; y en Japón, -6,2%. En cambio, China se posicionó por encima en el nivel de actividad industrial en igual período, con un alza del 11,5% en julio.

El director del CEP XXI, Daniel Schteingart, encontró las razones de esto en “el giro en la política industrial, la baja de las tasas de interés que generó una ecuación de costos más favorable, la crisis de los semiconductores en la industria automotriz global, y la brecha cambiaria que impulsó la demanda de bienes durables”.

Según los datos del SIPA conocidos la última semana, también continúa la recuperación del empleo privado. La pandemia generó una destrucción neta cercana a los 190 mil puestos de trabajo privados, a los que se le deben sumar por la crisis previa generada por el colapso económico de la gestión de Cambiemos (que costó 275 mil puestos, es decir: un 44% más que la pandemia). Desde agosto 2020 el sector privado recuperó más de la mitad de los puestos perdidos durante la pandemia (103 mil puestos registrados).

“Un caso testigo del dinamismo es la industria: su recuperación ha sido tan positiva que actualmente se superaron los niveles pre-pandémicos e, incluso, se recuperaron también más de 20 mil puestos de trabajo perdidos durante el último año del gobierno de Cambiemos”, apuntó Valentina Castro, de CEPA. “Recordemos que, en materia de empleo industrial, Cambiemos fue 10 veces más grave que la pandemia”, graficó la analista económica.

En la construcción, los niveles de empleo ya superaron previos a la pandemia. El presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Iván Szczech, informó que en agosto el sector ocupó a 345.000 personas, superando el registro previo a la crisis del COVID.

Pero, además, las expectativas netas de las empresas en relación a la contratación de personal para los próximos tres meses resultan positivas (+4,2%), con lo que consolidan la tendencia creciente observada desde hace cinco meses, tal como confirmó la Encuesta de Indicadores Laborales de octubre (con datos a agosto). Alcanzó así el mayor valor desde mayo de 2018, precisó Schteingart en Twitter.

Este indicador surge de la diferencia entre la proporción de compañías que esperan aumentar sus dotaciones y aquellas que esperan disminuirla: del 7% de las que declaran que harán cambios en sus dotaciones en el siguiente trimestre, el 5,6% espera aumentar la dotación y apenas el 1,4% estima que la reducirá. "Estas expectativas, que resultan mejores a las observadas en los meses previos a la irrupción de la pandemia, permiten vislumbrar un escenario de expansión en la medida que continúe normalizándose la actividad productiva", resaltó el Ministerio de Trabajo en su reporte de la EIL.

También en agosto las exportaciones llegaron a US$ 8.093 millones, el nivel más alto en ocho años (mayo de 2013). El salto de las ventas externas fue del 63,3%, casi a la par del crecimiento del 64% de las importaciones, que sumaron US$ 5.754 millones. Con esto el superávit comercial llegó a US$ 2.339 millones, el mayor valor desde noviembre de 2019.

A la mejora en la industria, la construcción y la actividad de los servicios, se sumó en los últimos meses la mejora en el consumo. De la mano de una leve recuperación del poder adquisitivo, la demanda de los hogares creció en julio hasta superar los niveles del 2020 y los de 2019, el último año del macrismo. Las ventas en supermercados ascendieron a 125.664 millones de pesos durante julio, de acuerdo al INDEC. Esto implicó una mejora a precios constantes del 4,2% respecto de igual mes de 2020 y del 5,1% contra 2019.

“El poder adquisitivo de la gente, de a poquito, está mejorando”, explicó al respecto el presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores Mayoristas, Víctor Fera. “Las ventas vienen subiendo y la inflación viene bajando lentamente”, apuntó.

El empresario consideró que “si la gente tuviera un poquito más de sueldo, yo creo que el país se empieza a nivelar”. “Argentina es un país que se recupera rápido cuando el PBI crece”, valoró esta semana en declaraciones a El Destape Radio.

Un indicador que puede interpretarse como un aliento de una mejor perspectiva para lo que se viene es la confianza del consumidor que mide el índice de la Universidad Di Tella: subió 1,9% en septiembre. Por tercer mes consecutivo mejoró el humor de los argentinos, pese a que se deterioró la situación personal.

Este indicador revela que, a pesar de que la crisis económica y social no terminó, una mayor proporción de la población finalmente empieza cambiar sus expectativas. El ICC suele ser un anticipo de lo que va a pasar, previsor de una mejora. Con los tres meses consecutivos de alza es “suficiente para revertir la tendencia de caídas anuales acumuladas que mostraba el índice desde mayo 2020″, destacó el informe del Centro de Investigación en Finanzas.

Coincidió con este pronóstico Ignacio Noel. El presidente de la alimenticia Morixe confió a El Destape: "Esperamos que aumente la venta a partir de la mejora esperada en los ingresos de la poblacion en terminos reales para los proximos meses".

“Hay nuevos indicadores que también son positivos”, detalló Kalos. El director de EPYCA apuntó a que “el salario fue fogoneado por el Gobierno ante los planteos de aumento de paritarias, reaperturas de actividades con una leve baja de la inflación, que se mantiene en niveles altos, pero permite que la mayoría de los sueldos un poco le ganen. Esto a pesar de que, si se mira la película entera, los ingresos llevan cinco años de pérdida absoluta”.

En concreto, agosto se mostró como el quinto mes de baja consecutiva de la inflación, con un 2,5%, según el Indec. De hecho, en ese período perforó el piso del 3% mensual y anotó la menor suba desde agosto de 2020.

En el mes previo, julio, el índice de salarios aumentó 4,9% con respecto a junio. Esto fue casi dos puntos porcentuales por encima de la suba de precios (3%). En el acumulado del año el aumento fue de 28,9%, apenas por debajo de la inflación acumulada, de 29,1%.

Más recursos para el Estado

La recaudación alcanzó en septiembre el máximo nivel de los últimos tres años: creció 61% interanual. Superó los niveles pre-pandemia, impulsada por la recuperación económica y la construcción. Con esto, se ubicó por encima de los valores registrados durante el trienio 2018-2020.

Por otro lado, la plaza financiera le mostró apoyo al Gobierno con ofertas para licitaciones de títulos públicos que superaron los montos buscados. Esto así al punto de que el Tesoro obtuvo fondeo extra por $ 30.534 millones en septiembre. En lo que va del año, el neto acumulado es de $ 413.602 millones, con una tasa de refinanciamiento del 117%.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►