Industria, comercio y cultura impulsaron la economía a niveles pre pandemia

Los principales motores del rumbo alcista estuvieron vinculados con la industria y el comercio, pero en agosto el entretenimiento demostró que se reactiva tras la paralización.

23 de octubre, 2021 | 00.05

La economía argentina ya alcanzó en agosto el nivel pre pandemia de febrero de 2020 y lo superó en un 0,4%. La industria y el comercio fueron los principales motores del rumbo alcista. En el último mes, algunos de los sectores más golpeados por el COVID, la cultura y el turismo, comenzaron un franco sendero de recuperación desde su paralización por casi un año con reaperturas permitidas por la exitosa campaña de vacunación.

En agosto, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) creció tercer mes consecutivo de incremento. En esta ocasión aumentó 1,1% mensual desestacionalizado, con 13 de 15 sectores que mejoraron su posición. El índice de agosto de este año resultó similar al de el de 2019. Esto demuestra que se está iniciando el camino del crecimiento genuino.

En comparación con el mismo mes de 2020, el EMAE mostró un crecimiento de 12,8%. Si bien la tasa de variación responde en parte a que se compara con “niveles de pandemia”, el índice es similar al inicio de la crisis del COVID. El alza interanual se aceleró respecto a lo que fue el 11,8% de julio y marcó así la sexta suba consecutiva a dos dígitos. Acumuló de esta forma un incremento del 10,8% en lo que va del año.

El dato es muy alentador: la economía no solo creció en el mes, sino que superó en 0,4% el nivel de febrero de 2020, el mes previo al inicio de la pandemia”, celebró el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. El relevamiento confió al titular a reforzar que 2021 terminará con un crecimiento acumulado de por lo menos un 8% respecto al año pasado. “De la mano de la producción y el trabajo, estamos empezando a salir”, promovió. Comparando agosto de 2021 contra febrero de 2020, hubo ocho sectores por encima de la prepandemia y siete por debajo. Construcción estuvo 14,1% por arriba, seguido de comercio (+7,2%), electricidad, gas y agua (+7,2%) e industria (+4,2%).

La industria y el comercio se mostraron como los dos grandes impulsores de la recuperación, que ya se encuentran notoriamente por encima de dos años atrás. La expansión de la producción manufacturera y de la venta mayorista y minorista superó el 4% en el acumulado de los primeros ocho meses comparados con la misma etapa de 2019. Además, en términos de empleo estos dos sectores explican de manera conjunta aproximadamente un tercio de los puestos de trabajo de la economía.

Aparte de estos, los sectores que en agosto mejoraron contra 2019 fueron el de electricidad, gas y agua; intermediación financiera; actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler; y servicios sociales y de salud. Si bien el resto de las actividades aún se ubican por debajo, en los últimos meses mostraron una importante aceleración en la tasa de recuperación.

Franca reactivación de la cultura, la más golpeada

Además del crecimiento del nivel general del EMAE, al interior del índice la totalidad de los sectores incrementaron en la comparación interanual. Este fenómeno no se observaba desde octubre de 2017 y forma parte de la recuperación genuina de la economía.

La mejora la lideró el segmento “otras actividades de servicios”, que se disparó 77,4% interanual, dado que se trata de un sector que estuvo casi paralizado en 2020. El aporte que realizó fue de 1,1 puntos porcentuales al alza del 12,8% de la actividad. Explica la publicación de metodología del EMAE del Indec que bajo este concepto se alinean el conjunto de actividades de servicios personales, sociales y comunitarios, lo que abarca espectáculos artísticos y de diversión, además de servicios de cinematografía, radio y televisión.

Para el regreso de las actividades culturales, el Gobierno había habilitado ya en junio el regreso de las salas de teatro y espectáculos (en un principio con 50% de aforo) y y los cines (30%), lo que se flexibilizó a distintas velocidades en diversos distritos. El rubro fue asistido por más de un año de parte de Nación y provincias, como la de Buenos Aires, que desplegó un ambicioso programa que los cubra en la crisis.

El sector de hoteles y restaurantes marcó una recuperación del 35% interanual y aportó 0,3 p.p. al índice. Este caso y el previo se vieron asistidos por la reapertura de actividades ante la exitosa campaña de vacunación, que ya tiene a más de la población con su esquema de inmunización completo. De hecho, economistas consultados por El Destape prevén que el PreViaje eleve aún más estos guarismos en los siguientes períodos tras la masividad de su utilización, por lo que se proyecta un panorama positivo para septiembre y octubre.

A nivel comparativo con 2020 también se destacó la construcción, con una suba del 26,7%, pero que impactó en 0,8 p.p. en el EMAE. Si se mide por el aporte al crecimiento de la economía argentina se destacaron nuevamente de la industria (2,4 p.p. con su +13,7% interanual) y el comercio (2,1 p.p. con un +15,6% i.a.), sectores que acumulan diez aumentos ininterrumpidos.

Resultaron también relevantes los crecimientos de las actividades inmobiliarias (+7,9% interanual, aporte 0,9 p.p.), el transporte y comunicaciones (+11,6% interanual, aporte 0,9 p.p.) y la salud (+12,9% interanual; aporte 0,5 p.p.). Los impuestos crecieron 15,7% interanual y colaboraron en 2,7 p.p.

Las exportaciones alcanzaron el mayor valor en ocho años

Una vez más, el saldo entre las exportaciones y las importaciones resultó positivo en septiembre, con un verde de 1.667 millones de dólares. No sólo se mantuvo el superávit observado a lo largo del año, sino que incluso fue superior al del mismo mes de 2020, en el que habían ingresado 598 millones de dólares al mercado único de cambios.

La mejora del saldo comercial se dio en un contexto de aumento de las ventas, pero también de las compras al resto del mundo. El informe del Intercambio Comercial Argentino (ICA) del Indec muestra que la suma de las exportaciones e importaciones aumentó 51,8% en relación con igual mes del año anterior.

En concreto los despacho al extranjero crecieron 59,8% contra septiembre de 2020 y alcanzaron el nivel más alto desde 2013. Todas las categorías de las exportaciones aumentaron, impulsados por la suba de los precios. No obstante, fue sustancial el aumento en las cantidades vendidas (23,3%). Esto consolidó la tendencia observada desde el comienzo de año y permitió que lleguen al nivel más alto desde 2011.

Por su lado, las importaciones subieron un 42,6%. La balanza comercial arrojó un superávit de USD 1.667 millones para el mes. En el año, el neteo acumuló un resultado positivo de 12.322 millones de dólares, la mayor marca desde 2009.

Las mejoras en la industria

La capacidad instalada en las fábricas llegó al 64,4%, con lo que planteó el mejor agosto desde 2017. Aumentó 6 puntos porcentuales respecto del mismo mes de 2020 y acumuló la sexta suba consecutiva. Al ubicarse debajo del 70% u 80% genera alivio al Banco Central de que los empresarios no presionarán al dólar para realizar nuevas inversiones para ampliar sus plantas, dado que aún pueden recorrer un tramo significativo por su cuenta.

Crecieron de forma interanual 10 de los 12 bloques relevados. Los de mayor nivel de utilización fueron metálicas básicas (80,1%), minerales no metálicos (79,8%) y refinación de petróleo (75,4%).

En el sector del gas no convencional se alcanzó un récord histórico de producción en septiembre por tercer mes consecutivo. Se produjeron 68,1 millones de metros cúbicos diarios. Además, el gas total alcanzó la segunda mayor producción de los últimos 12 años, con 133 millones de metros cúbicos por día.

Por su parte, la producción de petróleo superó la pandemia y es la más alta en cinco años. Superó un 2,8% a la de agosto y un 11% interanual, llegando a los 533.000 barriles aproximados por día. El petróleo no convencional también creció: durante septiembre se produjo un 9,5% más que en agosto, y +53,2% interanual.

Con el objetivo de promover aún más la movilidad fabril, el presidente Alberto Fernández anunció la prórroga de los beneficios impositivos para la industria electrónica en Tierra del Fuego por 15 años, luego del vencimiento previsto para 2023.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►