Proponen un sistema de ahorro en pesos a tasas altas para la construcción de viviendas

El senador Oscar Parrilli presentó un proyecto para captar pesos del mercado y enfocarlos en la economía real. Busca descomprimir la fuga de capitales.

14 de septiembre, 2020 | 22.22

Para contribuir a generar un círculo virtuoso en la economía, mitigar el grave déficit habitacional y, al mismo tiempo, descomprimir la demanda del dólar, propusieron en el Congreso captar los ahorros y destinarlos a la construcción de viviendas y proyectos productivos. El proyecto del senador Oscar Parrilli busca crear instrumentos alternativos, como plazos fijos de ahorro previo y cajas de ahorro indexadas con el índice de la construcción.

Operación Olivos: la investigación de El Destape que sacude al macrismo

La creación de un “programa nacional de ahorro para la producción, infraestructura y vivienda” establece cajas de ahorro indexadas con el índice de la construcción, además de plazos fijos de ahorro previo. Este dinero se destinará a emprendimientos de viviendas, productivos, hidrocarburos, mineros u obras públicas de infraestructura.

A última hora del lunes ingresó al parlamento el documento del legislador oficialista, al que tuvo acceso exclusivo El Destape, que pretende que el peso le pueda ganar al dólar y a la inflación. De este modo puede servir como contenedor de la fuga hacia la divisa norteamericana que se dan pese a las restricciones mensuales a la compra. En esa línea, el Banco Central ya desplegó algunas herramientas, como el plazo fijo UVA y la reciente posibilidad de que las entidades ofrezcan uno atado a la devaluación.

El proyecto de Parrilli propone que el programa, coordinado por el Ministerio de Economía, elabore instrumentos de ahorro interno como fideicomisos públicos y privados, cuentas de ahorro bancarias para el fomento de la construcción, cédulas hipotecarias, entre otros, para realizar el financiamiento de proyectos de desarrollo económico. Deberán mantener el valor del ahorro en moneda local mediante una retribución al menos el de las Leliq.

El objetivo será brindar a las instituciones financieras, empresas y al público en general, instrumentos de inversión para apalancar el financiamiento productivo y de la infraestructura.

Toda esta masa monetaria se destinará a propender al desarrollo regional o local con el financiamiento a sectores económicos específicos o zonas del país que se requiera promocionar. Además, se estimulará el financiamiento de “proyectos innovadores”, fomentar la aplicación de tecnologías que signifiquen una mayor protección del ambiente e impulsar proyectos que incorporen la perspectiva de género.

Economía, a cargo de Martín Guzmán, se ocupará de analizar los proyectos a financiar y en base a ello determinará el monto global de ahorro anual que se deberá captar. En segundo lugar, establecerá las condiciones financieras de las operaciones de captación de ahorros y de otorgamiento de los préstamos.

El documento establece que los bancos destinen al menos un 15% de su capacidad prestable a la compra de cuotas partes de los fideicomisos o de los demás instrumentos financieros que se desarrollarán como parte del programa.

Por otra parte, le ordena al Banco Central impulsar que las entidades creen cajas de ahorro que incentiven el atesoramiento a largo plazo (cinco años) para la construcción, ampliación, refacción o terminación de vivienda. Estarán atados al índice de la construcción. Asimismo, se generarán plazos fijos bajo el esquema de ahorro previo que tendrán la meta de captar el excedente de pesos y generar financiamiento para el impulso de actividades productivas.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►