Avanza en Diputados proyecto para bajar costo de tarjeta de crédito y acreditación inmediata de la compra

Se trata de cuatro proyectos que proponen, a grandes trazos, la acreditación inmediata del monto de las operaciones, una rebaja de las comisiones y terminales gratuitas para pequeños y medianos comercios.

14 de octubre, 2020 | 17.22

Representantes de bancos y emisoras de tarjetas expusieron este miércoles en el plenario de comisiones de Diputados sobre una serie de proyectos que busca abaratar y agilizar el uso de las tarjeta de crédito y débito. Se trata de cuatro proyectos que proponen, a grandes trazos, la acreditación inmediata para los comerciantes mayoristas y minoristas del monto de las operaciones realizadas con tarjeta de débito (y reducción para el caso de la compra a crédito), una rebaja de las comisiones que cobran las emisores de las tarjetas y terminales gratuitas para pequeños y medianos comercios.

Los negocios de Santa María con Clarín y Cambiemos

Guillermo Fortunato, titular de Tarjeta Fértil, aseguró que algunas emisoras de tarjetas no tienen bancos que respalden con depósitos el dinero. También resaltó los beneficios que se otorgan en la compra de comercios adheridos. "No nos faltan fondos pero no nos sobran. Cobramos 3% como máximo de la facturación y con eso nos hacemos cargo de la incobrabilidad, los impuestos y los gastos", aseguró Fortunato. "Si nos piden adelantar el pago a los comercios, no lo podremos hacer", agregó. Una de las alternativas es reducir a un 1,5% esa comisión.

En el caso de las tarjetas de débito no hay ningún financiamiento al comercio. Los fondos salen de la cuenta del cliente y no hay motivo por el cual no puedan acreditarse inmediatamente en la cuenta de la empresa. Sin embargo, la acreditación puede tardar 48 horas o más, y en el medio alguien se queda con el dinero, ya que al comprador los fondos se les restan automáticamente, según relatan desde Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Desde la entidad insisten en que los comercios pagan un servicio de mantenimiento de las cuentas, como sucede con las tarjetas de crédito y débito, al que se le suman las comisiones. 

La grieta entre emisoras

Los representantes de asociaciones de bancos y de cámaras empresarias presentes expusieron sus razones para negarse a la propuesta en un plenario de las comisiones de Finanzas y Comercios de la Cámara de Diputados, presididas por las diputadas Fernanda Vallejos (Frente de Todos) y Gabriela Lena (Bloque UCR) respectivamente. "Va a ser más fácil conseguir dictamen de la iniciativa que busca la acreditación instantánea", aseguró Lena en la previa a la exposición en el plenario de Comisiones.  

El director ejecutivo de la Cámara de Emisores de Tarjeta de Crédito No Bancarias (Certacyc) , Norberto Etchegoyen, informó que en el país existen 150 emisoras de tarjetas de las cuales 50 son bancarias y 100 no bancarias. "Estás últimas representan al 30% del mercado y somos 100% nacionales", aseguró Etchegoyen durante su exposición este miércoles. Los representantes de las emisoras no bancarias insistieron en el peso de los impuestos sobre el costo del servicio.

Participaron del plenario los directores ejecutivos de la Cámara de Tarjetas de Crédito y Compra (Atacyc), César Bastien; el titular de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), Claudio Cesario; y el presidente de la Asociación de Bancos de capitales Argentinos (Adeba), Javier Bolzico.
También estuvieron el presidente de la Banca Especializada (ABE), Hugo Flores Lazdin; la presidenta de la Cámara de Mujeres Empresarias del Chaco, Beatriz Tourn; la gerenta de la Cámara de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes, Alejandra Vanesa Ruiz; y Gabriel Safirsztien, por Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino.

Las cifras en comisión

El presidente de Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la Argentina (CECHA), Gabriel Bornoroni, respaldó la medida por su importancia para el sector. Los empresarios acompañan la Iniciativa del diputado Carlos Ponce (Frente de Todos), la cual busca obligar a las entidades financieras para que concreten el pago inmediato de la operación (actualmente es a las 48 horas hábiles), mientras que al consumidor se le extrae de su cuenta de manera automática. “La plata es del consumidor y cuando carga nafta o compra un producto, pasa a pertenecer a quien vende, con lo cual, los bancos no tienen ninguna razón para apropiarse de esos valores que no le pertenecen para ganar intereses a costa de los ciudadanos”, sostuvo el directivo de la cámara de estacioneros.

"Ya se bajaron los aranceles y no hubo un beneficio para los consumidores. Y creo que otra rebaja no va a beneficiar a la economía, porque este es un esquema de equilibrio de beneficios y descuentos. Lo que le pega al comercio es la carga fiscal", sostuvo Cesario, quien presentó un diagrama de flujo con el que buscó explicar el circuito de una compra hasta la acreditación de los fondos.  

Sobre la base de datos del último informe sobre Inclusión Financiera del BCRA, la CAME estimó que en 2019 el 13,1% de las ventas en la economía se realizaron con tarjeta de crédito y 7,2% con tarjetas de débito. Otro 18,6% corresponde a pagos electrónicos y el resto efectivo. Las compras con tarjetas de débito, por ejemplo, alcanzaron los 72.488 millones de pesos mensuales en 2019, lo que significó que los empresarios pagaran unos 652 millones de pesos en comisiones por mes y tardarán unas 48 horas o más en recibir ese dinero en sus cuentas.

En el caso de las tarjetas de crédito, los consumidores gastaron en 2019 unos 131.308 millones de pesos mensuales promedio, transfiriéndose 2652 millones de pesos a los bancos por mes en comisiones, sumado nuevamente a las demoras en su acreditación de tantos fondos. Este año, con el aislamiento que generó la pandemia, se prevé una mayor inserción de estos medios en la economía.

LA FERIA DE EL DESTAPE ►