El delantero Gonzalo Higuaín protagonizó una fea jugada con el arquero nigeriano, Francis Uzoho, que quedó mal golpeado en su cabeza.

El 'Pipa' corrió una pelota en profundidad para intentar anotar el segundo gol de Argentina, pero Uzoho se arriesgó para bloquearla y se llevó un duro golpe del atacante, que no tuvo intención.

El enfrentamiento obligó a detener el partido, ya que el arquero quedó nocaut en el campo.

Embed

En esta nota