"Nuestro arte está dedicado a la curiosidad, al reflejo ancestral por la contemplación de la noche y los astros, la avidez por hacerse preguntas, la diversidad e infinitud del cosmos que habitamos. Lo sistémico, lo circular, lo cíclico, lo que contiene en múltiples capas, son las esencias", dicen los chicos del Dúo Karma en charla con .Dom. Ellos son los cubanos Xóchitl Galán y Fito Hernández, quienes desde hace casi 20 años transitan el continente con su música, y desde hace algunos menos están andando por muchos escenarios de Argentina. Desde hace pocos días, Dúo Karma tiene en sus manos el flamante disco-libro Firmamento, hecho de músicas y dibujos originales. El disco fue grabado entre La Habana y Buenos Aires y cuenta con la participación especial de Silvio Rodríguez, quien grabó su voz en el tema que da nombre al nuevo material y también de talentosos músicos cubanos y argentinos.

-Firmamento ya tiene forma, de disco y también de libro ¿De qué están llenos este libro y este disco?

-Las canciones de Firmamento son para abrir la ventana y contemplar la inmensidad y diversidad de este universo que habitamos. Lo circular, lo que contiene, los astros suspendidos en la infinitud del cosmos son ideas que aparecen una y otra vez en el disco tratadas con humor y poesía. Algunos recuerdos de la infancia con los que hemos crecido siendo más felices y que involuntariamente aparecen en las canciones. Musicalmente tiene muchos géneros de la música cubana, sones, cha cha chá, conga, también mezclas de varios géneros caribeños. El disco cuenta con la participación especial de Silvio Rodríguez y con maravillosos músicos cubanos y argentinos. Y a esto se le suma la idea del libro. Con ilustraciones y textos de las canciones. Poder ilustrar las canciones nos llevó a la esencia misma de donde partieron. Los trazos espiralados hablan una vez más de los conceptos de circularidad, movimiento y continuidad del disco.

-¿Cómo fue la participación de Silvio Rodríguez?

-La obra de Silvio es de las luces que más atesoramos y a la que volvemos siempre. Presencia fundamental desde nuestra infancia. Cuando compusimos “Firmamento”, tema que le da título al disco, soñábamos con la voz, la presencia de Silvio en ella. Así que lo invitamos y generosamente aceptó la invitación. Sueño cumplido!

-Desde su primera canción, Abre la ventana, el disco invita a jugar ¿A qué jugaban ustedes en su infancia, en Cuba?

-A todo lo posible jugábamos. Al pon (la rayuela), la kimbumbia, el kikirilata, al cuatro esquinas, a los quema’os, muchísimos juegos de rondas, de palmas, a la pañoleta. Algunos se parecen a juegos de acá pero con algunas modificaciones. También muchos juegos de mesa, el parchís, cartas, memoria, damas, palitos chinos. Jugábamos al teatro, a disfrazarnos y cantar y hacer alguna representación teatral. A veces cuando queríamos jugar y por alguna razón se habían olvidado los juguetes, pues veíamos lo que teníamos a mano y ahí una ramita de árbol caída podía ser un barco y las hormigas haciendo fila por la acera podían ser los pasajeros que se subían a ese barquito. Nuestra infancia fue muy feliz y llena de estímulos para fomentar la creatividad y la imaginación.

-¿Cuáles son los estímulos a los que mejor suelen responder los niños en los shows de Dúo Karma?

-Depende mucho de las edades y del carácter del niño lo que va a preferir. Sentimos que en general es muy hermosa respuesta del público argentino, un respeto y un cariño que hace que todo sea muy fluido y natural. Nos da mucha satisfacción ver como es tan bien recibida la música cubana.

-Cuando se apagan las luces y el show está por comenzar ¿de cuánto sirve tener humor y tener amor en lo que se ofrece al público?

-Hacer canciones, arreglarlas y cantarlas es algo que amamos profundamente. No sabríamos hacerlo de otra forma. Antes de subir a un escenario cada gesto, cada melodía, cada arreglo pasó por horas de disfrute y dedicación tejidos con el más genuino amor. Y es lo que nos fortalece y acerca al público.

-¿Qué puede aportar la música para que el mundo de los chicos sea un mundo mejor?

-La música, es de las artes, la más directa, quizá la más cercana y cotidiana, desde todos los tiempos. Los niños que escuchen música con textos poéticos, divertidos, creativos. Músicas con armonías, melodías y ritmos que desaten universos sonoros para recordar en su adultez, músicas de la raíz de su tierra y de otras tierras en las que puedan reconocer las diferentes maneras de la belleza de este mundo. Músicas que no fuercen ningún tipo de didactismos, músicas que puedan compartir con el mismo goce con su entorno adulto. Esos niños seguramente crecerán con una sensibilidad que los hará mejores.

-Ustedes van y vienen con los sonidos, con los instrumentos... ¿Cuál es el lenguaje en común que tienen las músicas de Latinoamérica? ¿Cómo podría definirse el estilo del Dúo Karma?

-Con el dúo principalmente hacemos música de raíz cubana. Es inevitable, está en nuestro ADN. Y nos gusta muchas veces experimentar mezclándola un poco con ritmos y sonoridades, ya sean latinoamericanos como africanos y de otras partes del mundo. Por ejemplo en el disco Firmamento además de los géneros cubanos tocados con los formatos tradicionales con instrumentos como el tres o las congas, hay otras canciones donde aparecen instrumentos más exóticos para el Caribe como son el santur que es un instrumento iraní o las tablas indias, entre otros. En Latinoamérica hay una gran riqueza y diversidad de géneros folclóricos, que tienen que ver con la mezcla, el crisol de culturas que en un momento se dio. La evolución que tuvieron algunos instrumentos y como fueron adaptados para determinados géneros por razones históricas a través de los años es muy interesante. Como elemento común, la fusión del legado de músicas que trajeron los africanos en el período de la esclavitud a toda américa con las músicas europeas, fundamentalmente las españolas y portuguesas y con las poblaciones nativas dieron lugar a todo un tejido musical y cultural que continúa transformándose y complejizándose hoy con nuevos agregados que sigue poniendo la historia de nuestros pueblos.

-Los chicos están cruzados por la nuevas tecnologías, el uso de los celulares, el consumo... ¿a qué tema le dicen que sí y a cuáles no en sus composiciones?

-Las canciones las hacemos inspirados en lo que nos conmueve, emociona, divierte, asombra, deslumbra. Algunos temas nos estimulan más que otros pero no nos ponemos barreras predeterminadas. Le decimos no a los didactismos forzados, a las etiquetas absolutas, a la subvaloración del niño. Bienvenidas sean las complejidades musicales o lingüísticas. Los juegos de palabras. Bienvenidas todas las preguntas. Bienvenidos también los nuevos tiempos con sus retos. El galopante desarrollo tecnológico de los últimos años ha hecho que los lenguajes de las nuevas generaciones vayan modificándose. Tienen otras herramientas que nosotros no tuvimos cuando niños. Pero siguen existiendo el mar, los bosques, las montañas y las plazas para salir a caminar y respirar aire puro, leer, jugar, conversar y matarse de la risa con los amigos. Apostamos por seguir transitando estos lugares y que la mejor cara del desarrollo tecnológico acompañe a acercar mundos y sea útil para ampliar y enriquecer nuestro acervo.

En esta nota