En su primera visita al país tras el préstamo, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se reunió con el presidente del Banco Central, Luis Caputo, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Antes de cenar con el presidente, Mauricio Macri, en la Quinta de Olivos, la titular del organismo multilateral recibió información de primera mano de los funcionarios nacionales sobre la marcha de los esfuerzos del Gobierno para reducir el déficit fiscal, frenar la escalada del dólar y empezar a reducir los vencimientos de LEBAC. Esos temas, sumado al control de la inflación, forman parte de los compromisos asumidos por el Gobierno para conseguir un crédito stand-by por U$S 50.000 millones.

Esta es la primera visita de la directora general del FMI desde que el organismo le otorgó a la Argentina el megapréstamo, del cual ya desembolsó U$S 15.000 millones. El FMI prevé instalar en agosto próximo una delegación en Buenos Aires, con personal técnico y administrativo, que controlará de cerca el cumplimiento de las metas económicas y fiscales acordadas con la Argentina. En septiembre próximo una misión oficial del organismo estará en Buenos Aires, para la primera revisión oficial del acuerdo del crédito.

Lagarde llegó al país para participar de la tercera reunión de Ministros de Finanzas y Presidentes de Bancos Centrales del G20, acompañada por el vicedirector del organismo, David Lipton; el director del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner; y el economista que tiene a su cargo el seguimiento de la Argentina, Roberto Cardarelli.

El acuerdo con el Fondo que obliga al país a un fuerte ajuste fiscal y reducción de gastos es rechazado por movimientos sociales y sindicatos, que convocaron a una marcha al Banco Central, y por ese motivo la reunión con Caputo, por razones de seguridad, se realizó en otro lugar.

LEER MÁS: La deuda del Gobierno ya superó la de 2005

En esta nota