La Cámara Federal de Casación Penal dejó firme el procesamiento del extitular de la Sedronar , José Ramón Granero, acusado de omitir controles sobre el tráfico de efedrina a nuestro país, sustancia utilizada como materia prima para fabricar drogas.

Se los acusa a Granero y otros ex funcionarios por falta de controles en el ingreso al país de materias primas destinadas a la fabricación de estupefacientes, habiendo efectuado una presentación correcta ante la Aduana y alterando posteriormente su destino de uso.

Casación rechazó un recurso de queja presentado por los abogados de Granero contra un fallo de la Cámara Federal que en noviembre pasado confirmó el procesamiento dispuesto por la jueza federal María Servini de Cubría, a cargo de la investigación que aún está en trámite y también abarca a otros ex funcionarios y empresarios.

Lo hicieron los jueces de la Sala III Mariano Borinsky, Liliana Catucci y Eduardo Riggi, rechazaron una queja interpuesta por Granero contra el fallo de Cámara, y dejaron firme su procesamiento.

Granero, quien encabezó la Sedronar entre 2004 y 2011, fue considerado "prima facie partícipe necesario del delito" de haber introducido al país materias primas destinadas a la fabricación de estupefacientes, habiendo efectuado una presentación correcta ante la aduana y alterando posteriormente su destino de uso, que tiene una pena de cuatro a 15 años de prisión.

Concretamente se le reprocha el no haber establecido controles sobre la importación de efedrina, y a la cual se le habría dado otros destinos a los sindicados, la fabricación de drogas.

La causa se inició luego de que la Cámara Federal ordenara la extracción de testimonios en una causa que tramitaba ante el Juzgado Federal N° 8, y en donde se dispuso el procesamiento de un imputado por haber introducido al país 1.900 kilos de efedrina que no tuvieron el destino anunciado ante las
autoridades de control.

En el marco de esa investigación, la Cámara había señalado que habían salido a la luz circunstancias que evidenciaban fallas en los procedimientos de control de la Sedronar en materia de fiscalización de recursores químicos.

En ese sentido, la jueza investiga el desvío de unas 40 toneladas de efedrina que ingresó a nuestro país entre 2004 y 2008.

"En el peor de los casos, desconocimiento legislativo o estadístico de necesidades legitimas mediante, falta de presupuesto, entorpecimiento de sus funciones por parte de otros ministerios o la argumentación que fuere, ¿no deberían haber respetado los parámetros de consumo de efedrina que se registraban desde hace años? Mantener los límites de importación de antaño, ni más, ni menos. Posiblemente así, en
otro contexto debería analizarse sus argumentaciones sobre el desconocimiento de las necesidades sanitarias y el entorpecimiento de sus funciones; pero en el marco actual de cosas, resultan actores principales de lo que ocurrió en el país con los desvíos de efedrina hacia el narcotráfico", consideró la jueza.

Fuente: NA