"Fue 100% gatillo fácil". Esas fueron las palabras que eligió Osvaldo Sala para graficar qué pasó con su hijo Gonzalo, el joven de 19 años atacado a tiros por gendarmes por esquivar un control de tránsito.

"Tiene un tiro cerca del riñón, que le salió por la panza, y le perforó parte del intestino", relata Osvaldo a El Destapesobre su único hijo, ahora internado en el hospital Gandulfo de Lomas de Zamora.

El joven ya fue operado el mismo domingo, día del episodio y se recupera favorablemente en una sala común. El hecho sucedió a las 12 del mediodía en la plaza Montiel de Villa Centenario.

baleado.jpeg

"No quiso que le secuestren la moto", explicó. Según contó su padre, "es un chico al que le doy todos los gustos". Gonzalo estudió hasta tercer año del secundario, pero por la situación económica no tiene trabajo en la acutalidad.

Notablemente conmovido, Osvaldo contó la versión que le indicaron testigos del hecho: "Lo siguieron los gendarmes en un móvil luego de esquivar el control, porque no quería que le sacaran la moto, ya tenía una multa de $ 14.000".

"A la tercera cuadra le dispararon a 70 metros por la espalda. Según me comentaron le tiraron cuatro tiros con una pistola calibre .38", reveló el padre de Gonzalo Nahuel Sala.

"No entiendo cómo puede haber 'loquitos' dentro de la fuerza de seguridad. No se puede hacer lo que hicieron", dijo con la voz quebrada. "Fue 100% gatillo fácil. No se le puede disparar a nadie por la espalda", agregó. Y recordó el día que el presidente, Mauricio Macri, recibió y felicitó en Casa Rosada a Luis Chocobar, el agente que mató a un joven por la espalda.

LEER MÁS: La Gendarmería baleó por la espalda a un joven de 19 años por evitar un control