Una semana intensa para la City porteña, que vivió mayores controles en las cuevas por el dólar blue pero también en algunos de los más importantes bancos que le dan su nombre al centro financiero. En este último caso las inspecciones se concentraron la compra-venta de bonos y acciones que realizan los clientes por el alza del "contado con liqui" y del dólar bolsa.

La Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias, que depende del Banco Central, llevó agentes a cuatro de las entidades bancarias que más transan en la Bolsa de Comercio para monitorear el respaldo de todas las operaciones, según pudo saber El Destape. Las elegidas por el grueso de dinero que mueven en el mercado de títulos públicos fueron HSBC, Macro, Santander y BBVA Francés.

Sin embargo, desde la autoridad que conduce Alejandro Vanoli ampliarán los operativos a otros bancos tanto nacionales como extranjeras en los días próximos.

El objetivo es el de fiscalizar los montos operados, los clientes para los que comerciaron y el origen de los fondos. La idea de corroborar este último punto es controlar que las entidades no sean cómplices del lavado de dinero. Además, el Central busca comprobar que los activos se guarden por tres días, tal como indica la disposición de compra en la mayoría de los casos (adquisiciones a 72 horas).

Aunque el organismo rector del sistema financiero de por sí supervisa las transacciones en el día a día, esta modalidad se entiende como una necesidad de intensificar la fiscalización sobre los bonos en general y el contado con liquidación y el dólar bolsa en particular. Es que estos tipos de cambio, que sirven para hacerse de dólares con activos comprados en pesos, aumentaron cerca de 20 centavos en la última semana, a la par del blue que subió 31 centavos.

En el segmento informal también realizaron un despliegue significativo esta semana. Ante el alza del dólar paralelo el martes, el Central y la AFIP enviaron inspectores, custodiados por fuerzas de seguridad, para aplacar el rally de la divisa.