Por la crisis que generó Mauricio Macri y las dudas sobre la capacidad para pagar la totalidad del endeudamiento que tomó en sólo tres años y medio de gobierno, se disparó la fuga de capitales. Esta presión sobre el tipo de cambio forjó las expectativas de una nueva y abrupta devaluación del peso que lo llevará por encima de los $ 60 para fin de año.

El mercado espera que para las elecciones el dólar alcance los $ 57,75. En la plaza de futuros del Rofex se proyecta que la divisa termine mayo a $ 45,63, una cifra distorsionada por la sustancial intervención del Banco Centralen estos contratos, operando a pérdida desde hace meses.

Embed

En junio, el mercado a término espera que cerrará el dólar a $ 47,88 y que en julio superará los $ 50. Para agosto, fecha de las PASO, el pronóstico en la bolsa es de que opere a $ 52,85, que en septiembre a $ 55,30, y que en octubre, para las elecciones generales, a $ 57,75.

En noviembre pronostican los operadores que la cotización superará la siguiente barrera psicológica y lo terminará a $ 60,15. Mientras que evalúan que diciembre cerrará con un billete a $ 62,50, lo que implica una disparada del 36% en siete meses desde su precio actual.