La Unión Trabajadores de la Educación (UTE) y la Asociación de Docentes de la Ciudad de Buenos Aires (ADEMyS) rechazaron una oferta salarial del gobierno porteño que eleva al 30% el aumento para todo el año. Desde los gremios ratificaron así un plan de lucha de UTE que incluye un paro de 36 horas, a realizar en noviembre próximo.

El secretario de prensa de UTE, Mariano Denegris, señaló que la oferta fue rechazada porque "si los pronósticos de inflación para todo el año son del 40 al 50% no podemos aceptar una oferta del 30%".

La oferta salarial fue rechazada por los dos gremios mayoritarios del sistema educativo porteño, tras una reunión paritaria encabezada por la ministra de Educación del gobierno, Soledad Acuña.

El Ministerio adelantó la reunión de la Mesa Salarial, que integran los 17 sindicatos del sector y ofreció mejorar la propuesta realizada en la anterior reunión, llevando el incremento anual a octubre al 30% en lugar del 25%.

LEE MÁS

Embed

En un comunicado, UTE consideró que la propuesta salarial "no compensa la pérdida de poder adquisitivo de nuestros ingresos ni contempla una cláusula de activación automática" de acuerdo a la evolución del índice de precios que elabora el gobierno porteño.

El sindicato explicó que con la nueva oferta el salario mínimo de un maestro de jornada simple pasará a 18.487 pesos y significa un aumento de entre 700 y 900 pesos, según la antigüedad del docente y para los profesores una mejora de 35 y 45 pesos la hora cátedra y de entre 600 y 800 pesos para el preceptor.

El gremio consideró que la propuesta "tampoco contempla la pérdida que los trabajadores están teniendo mes a mes a lo largo del año, porque el Gobierno otorga los aumentos después de conocer el índice de inflación".