Docentes nucleados en la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) rechazaron la propuesta de incremento salarial del Gobierno porteño, la cual fue del 35%, por debajo del alza de precios reconocida entre febrero y octubre de este año.

El aumento se determinó de manera unilateral, como los incrementos anteriores, y los docentes expresaron que "no alcanza ni siquiera el 36% de inflación que reconoce el mismo IPCBA para el período febrero-octubre", sin contar que aún resta contabilizar la inflación de noviembre y diciembre.

La suba otorgada por decreto, implicará un aumento salarial de $35 por hora cátedra, a lo que se le sumará un bono de $3500 por cargo de maestro de grado de jornada simple y hasta dos cargos, en dos cuotas.

Pero, además, los maestros reclamaron por vacantes para todos y todas los alumnos de la ciudad de Buenos Aires, sobre todo del nivel inicial, el cierre del lactario del Jardín del Hospital Ramos Mejía y el traslado de la escuela de Cerámica nº 1, sin consultar a la comunidad educativa, y los del Romero Brest y la escuela Media 2 del Distrito 10.

Desde la puerta de este colegio, Eduardo López, titular de la UTE, anunció una movilización a la Legislatura junto a las comunidades educativas de la Villa 31 de Retiro y del jardín del Hospital Ramos Mejía, del Romero Brest y la escuela de cerámica Nº1 para el próximo jueves 13 de diciembre.

LEER MÁS: El duro mensaje de Macri a científicos y docentes