La sesión prevista para mañana en la que iba a tratarse la reforma del impuesto a los Bienes Personales para atenuar su impacto sobre la clase media, se cayó hoy por falta de acuerdo entre el oficialismo y la oposición peronista.

Se trata de una reforma para que las viviendas de uso familiar valuadas en menos de 18 millones de pesos no sean alcanzadas por el gravamen.

La decisión, que terminó de madurar al cabo de una reunión del interbloque Cambiemos en el despacho del presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, fue reprogramar la sesión para el martes próximo, aunque tampoco hay garantías de que ese día la oposición le dé quorum al oficialismo.

Es que tampoco había acuerdo sobre temas relevantes como las leyes de alquileres y de Semillas.

Solamente había consenso para impulsar en el temario la reforma de Bienes Personales, que volvió del Senado en revisión a raíz de una modificación a propuesta del jefe del bloque del PJ, Miguel Pichetto.

Embed