La Cámara de Diputados sancionó esta mañana la Ley de Financiamiento Productivo, con 159 votos a favor, 69 en contra y 4 abstenciones. El proyecto que impulsa la reforma del mercado de capitales es de gran interés para el Gobierno. Fue el diputado nacional de Cambiemos Mario Negri quien solicitó la sesión especial.

La ley busca elimina la facultad que desde 2013 tenía la Comisión Nacional de Valores (CNV) de designar veedores con poder de veto en los directorios de las empresas. Otro punto polémico es la incorporación de letras hipotecarias, en tanto que crea una factura de crédito electrónica para MiPyMEs, de aceptación obligatoria a los 30 días de emitida, como si fuera un cheque.

El proyecto fue aprobado con las modificaciones incorporadas por la Cámara de Senadores, entre las que se estableció que el presidente de la CNV deberá ser designado con el procedimiento que establece el artículo 7 de la Carta Orgánica del Banco Central.

Otra de las modificaciones refiere a las excepciones al pago del impuesto a las Ganancias para operaciones de compraventa de acciones, - punto se contradecía con la Ley de Reforma Tributaria ya aprobada -, en la que sí se gravaban esas operaciones.

El diputado de Cambiemos, Eduardo Amadeo, defendió el rol del proyecto aprobado: “Es una ley fundamental para potenciar la energía creativa, el ahorro, la producción y el desarrollo en la Argentina. Es una ley para convertir sueños en realidad”.

Por su parte, el diputado por el Frente para la Victoria, Axel Kicillof, alertó sobre los peligros de la entrada en vigencia de la ley: “Implica menos control al sector financiero”.

El proyecto se sancionó a través de una sesión especial, que se resolvió de forma rápida. Luego, comenzó la sesión convocada por la oposición para sancionar una norma que ponga límites al tarifazo de servicios públicos. El oficialismo ya anticipó que Macri vetará la norma si es aprobada y desde el gremialismo deslizaron que llamarán a un paro nacional si esto finalmente ocurre.