Las diputadas de Cambiemos Lucía Lehmann y Marcela Campagnoli presentarán mañana una denuncia penal por “incitación a la violencia colectiva” contra la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, tras sus dichos de días atrás cuando convocó a quemar campos de soja y a usar pistolas eléctricas contra hijos y familiares del Presidente y de otros funcionarios del gobierno.

La denuncia llega luego de que el pasado jueves, durante su tradicional ronda en Plaza de Mayo, Bonafini presentará su crítica a la nueva reglamentación y sugiriera probar las pistolas eléctricas Taser "con la hija de (Mauricio) Macri, los hijos de (María Eugenia) Vidal y los hijos y los parientes de (Patricia) Bullrich" para "ver si no matan". Además, criticó el uso de glifosato y agregó que habría que "quemarles los campos" a productores sojeros de modo de ver si así "van a seguir tirandolo”.

"Debemos terminar con la violencia como forma de hacer política. Como representantes del pueblo utilizaremos las herramientas republicanas ante discursos que inciten al odio y la violencia", afirmó a través de su cuenta de Twitter la diputada de la Coalición Cívica-ARI (CC-ARI), Marcela Campagnoli.

Por su parte, Lehmann, también de la CC-ARI, aseguró por la misma vía que "no se deben tolerar ni dejar pasar a quienes, mediante el uso de la violencia colectiva, buscan violentar el orden, la democracia o la propiedad privada".

El delito del que acusarán a Bonafini está penado con entre tres y seis años de prisión y, según manifestaron las diputadas, su presentación está motivada por el hecho de que las palabras de Bonafini exceden “con creces una opinión personal" y se tratan en realidad de "un llamado a sus seguidores a cometer actos de violencia contra bienes privados y eventualmente y por añaduría, contra las personas que traten de evitarlo".

En esta nota