#AltaData | El apagón fue culpa de Macri Suscribite

X

Luego de que el periodista Diego Brancatelli fuera agredido en el shopping Unicenter, su mujer, la también periodista Cecilia Insinga, publicó un contundente posteo en su cuenta de Instagram

"Para entender que son pobres de alma y que de esa pobreza no se sale nunca. De la otra con un estado presente esfuerzo y laburo se sale pero de la de estas 2 personas... te la debo", comenzó el descargo.

Y continuó: "Pienso en que le dirán a sus familias. Pienso más en que país le dejamos a nuestros hijos porque sepan que esta división se da hace años, se siguió acrecentando con este gobierno y aún no sé si algún día se va a detener".

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Para entender que son pobres de alma y que de esa pobreza no se sale nunca... De la otra con un estado presente esfuerzo y laburo se sale pero de la de estas 2 personas... te la debo. Pienso en que le dirán a sus familias... En fin... Pienso más en que país le dejamos a nuestros hijos porque sepan que esta división se da hace años, se siguió acrecentando con este gobierno y aun Nose si algún día se va a detener. Podemos discutir pensar cosas diferentes porque puede que alguien piense que este gobierno hace bien las cosas y que el anterior las hacia mal.y viceversa. Pero de ahí a la agresión? Al insulto? Demas esta decirles que mi hijo de 2 años estaba ahi y pregunto todo el dia con miedo porque esa sea gritaba... Gritaba por odio, por rencor, por ¿pensar? Prefiero creer que no pensó... Que se fue arrepentida y que en algún momento del día se angustio. Acá terminando el dia, abrazada a Valen y a punto de cerrar los ojos quiero dormirme pensando en que esto es aislado, que cada vez queda menos gente con odio, que cada vez somos más los que deseamos la igualdad. Los que criamos a nuestros hijos con amor, con valores. Los que compartimos lo mucho o lo poco que tenemos pero lo compartimos. Los que no vemos al que piense diferente como un enemigo... sino como alguien al que invitaría a mi mesa para debatir, porque así se hace grande una sociedad, así crecemos todos.

Una publicación compartida de Cecilia Insinga (@ceciliainsinga) el

La periodista explicó que pueden haber posiciones diferentes, pero que no es necesario llegar a esos niveles de agresión: "Podemos discutir pensar cosas diferentes, pero ¿de ahí a la agresión? ¿al insulto? Demás esta decirles que mi hijo de 2 años estaba ahí y pregunto todo el día con miedo porque esa sea gritaba".

"Acá terminando el día, abrazada a Valen y a punto de cerrar los ojos quiero dormirme pensando en que esto es aislado, que cada vez queda menos gente con odio, que cada vez somos más los que deseamos la igualdad. Los que criamos a nuestros hijos con amor, con valores. Los que compartimos lo mucho o lo poco que tenemos pero lo compartimos".

Y concluyó: "Los que no vemos al que piense diferente como un enemigo sino como alguien al que invitaría a mi mesa para debatir, porque así se hace grande una sociedad, así crecemos todos".

En esta nota