El presidente Mauricio Macri encabeza esta mañana en San Miguel de Tucumán un accidentado acto conmemorativo por el Día de la Independencia, que se desarrollará en la Casa Histórica. El mismo no contará con el desfile militar, por el descontento de los uniformados con el aumento dispuesto por el Gobierno, y en medio de protestas contra la política económica y el ajuste del FMI.

El acto, que también contará con la presencia del gobernador Juan Manzur e integrantes del Gabinete nacional, comenzará a las 11:15 y está previsto que dure una hora.

Macri no participará del Tédeum que se realizará a las 9:00 en la Iglesia Catedral, ni tampoco de la ceremonia de izamiento de la bandera nacional. El arzobispo de aquella provincia es uno de los más férreos detractores de la ley de legalización del aborto que obtuvo media sanción en Diputados y que esta semana comienza a debatirse en el Senado.

El Presidente estará fuertemente custodiado, con un operativo de 2500 efectivos, ante el anuncio de protestas en su contra por el acuerdo con el FMI. El jefe de Estado no asistió al acto por el día de la Bandera en Rosario, el pasado 20 de junio, aduciendo temor por posibles incidentes.

Momentos antes de que el jefe de Estado ingrese a la Casa Histórica, está convocada una concentración opositora en Plaza Irigoyen para repudiar su presencia en la provincia.

El "contrafestejo" del Día de la Independencia tendrá lugar frente al Obelisco y lo largo de la Avenida 9 de Julio, donde se congregarán partidos kirchneristas y de izquierda, además de sindicatos, organismos de Derechos Humanos y movimientos sociales para expresar el repudio al acuerdo entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional.