El juez federal de Nueva York Thomas Griesa convocó a una audiencia urgente y habilitó la búsqueda de detalles de la nueva emisión de deuda argentina por parte de los holdouts. El objetivo de los representantes del fondo litigante NML es lograr que el tribunal neoyorquino establezca que los U$S 1.415 millones colocados por el Estado nacional caigan sobre el fallo original.

El fondo propiedad del multimillonario Paul Singer hizo el primer movimiento contra la nueva emisión de deuda argentina y le envió una carta al Deutsche Bank para conseguir información sobre la operatoria. Según informó el sitio financiero Bloomberg, la intención del holdout es saber si la oferta llego a inversores extranjeros y así llevar la transacción a caer bajo la interpretación de la cláusula Pari Passu determinada por el juez neoyorquino Thomas Griesa.

Robert Cohen, abogado del fondo, había planteado que se encontraba "analizando detenidamente la muy inusual transacción" que intenta llevar adelante la Argentina con la emisión de deuda que anunció ayer el gobierno nacional. Así, buscó desalentar a los inversores que quieran participar de la operatoria y planteó que a partir de las conclusiones que saquen verán "qué acciones legales son apropiadas"

"Aquellos que estén contemplando participar en el último intento de Argentina de hacer una oferta global, deben entender que parece tener todos los indicios de ser deuda externa que caería bajo nuestros derechos que nos da la cláusula pari passu (tratamiento igualitario)", subrayó Cohen en un email enviado a la agencia de noticias Bloomberg.