Tras cuatro horas, Bomberos logró terminar con la fuga de gas en Retiro que generó un caos vehicular y tuvo en vilo a los barrios vecinos por el fuerte olor que no dejaba respirar con normalidad.

La rotura del caño se produjo en la Avenida Ramón Castillo al 1700 y en el lugar, trabajaron alrededor de 200 personas en total, entre la Policía, el SAME, Defensa Civil y Bomberos de la Ciudad.

Embed

La perforación de un caño maestro de gas fue en el marco de las obras que se realizan en la zona por la construcción del Paseo del Bajo, que conectará las autopistas Illia y Buenos Aires - La Plata.

LEÉ MÁS: Escape de gas en Retiro: un barrio y una escuela, en peligro por la fuga

A pesar de la peligrosidad que significaba la fuga de gas, Defensa Civil y el Gobierno de la Ciudad decidieron no evacuar a los vecinos de Villa 31. Una vecina del barrio, Gabriela Mamani, contó a El Destape que “hay mucha gente descompuesta por el olor” y advirtió que “un niño tuvo que ser hospitalizado porque no podía respirar”.

No obstante, el titular del SAME Alberto Crescenti le aclaró que “no” tuvieron que asistir a ningún afectado.

En esta nota