La empresa cementera más grande del país arrancó un proceso de vaciamiento de una de sus plantas y ya anunció 100 despidos. En medio de la crisis económica en la que está sumergido el país por las políticas de Cambiemos, Loma Negra no es ajena a la situación y, además, amenaza con cerrar definitivamente su histórica planta ubicada en Barker.

En esta planta, que se encuentra en la localidad del partido bonaerense de Benito Juárez, trabajan actualmente unas 320 personas. De ellos, 230 son empleados directos y hay 90 contratados. Loma Negra ya despidió a 100 y quiere echar a los 220 restantes.

Embed

Hasta 2005 Loma Negra fue del clan Fortabat, año en que fue vendido al gigante brasileño Camargo Correa, que hace dos años tiene a la cementara en venta.

El cierre de la planta, para los habitantes de la zona, implicaría la desaparición también del pueblo, ya que Barker es una pequeña localidad de 7.000 habitantes que no cuenta con otras industrias o grandes empresas.

"Son dos pueblos, Barker y Villa Cacique, separados por 4 kilómetros. Sin la planta esto se transforma en un pueblo fantasma", explicó Martín Isasmendi, secretario general de AOMA (Asociación Obrera Minera Argentina) seccional Barker a Infobae. Esta tarde, el representante gremial participará de una audiencia con la empresa en la Secretaría de Trabajo.

En esta nota