En medio del conflicto con Hugo Moyanoy los gremios alineados con el jefe de Camioneros, la CGT negocia con el Gobierno un nuevo pacto antidespidos, que venció el pasado 31 de marzo. Se trata del tercer intento que querer generar este acuerdo que todavía no logra concretarse en la práctica, a pesar de los diversos pedidos dado el actual contexto.

El programa determinaba que los empleadores debían avisar las desvinculaciones al Ministerio de Producción y Trabajo con diez días hábiles de anticipación, como lo indicaba el decreto presidencial de noviembre pasado.

Anteriormente, el gobierno hizo firmar a los empresarios un pacto para no despedir, a fines de 2016, luego del primer veto presidencial a la ley que impedía despidos por 180 días y la doble indemnización en tales casos.

Embed

La CGT, caracterizada por tener una postura menos confrontativa con el Gobierno quiere además implementar cambios en el programa, ya que advirtieron sobre dificultades en su aplicación y detectaron que durante el plazo que tuvo vigencia no cayó el desempleo, según informó La Nación. Según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) durante febrero se registraron 252.500 empleados menos que en el mismo mes del año pasado.

Embed

Ante los sectores critican la pasividad frente a la actual crisis económica, la Central argumente que apuesta a la en medio de la crisis económica y la volatilidad del dólar. Del otro lado, desde el Ejecutivo, las negociaciones están en manos del ministro de Producción y Trabajo Dante Sicay de su par bonaerense Marcelo Villegas.

La medida de fuerza dispuesta por Moyano generó una dura interna en la central obrera, entre quienes apuestan a las negociaciones y al diálogo con el administración de Mauricio Macri y quienes exigen un endurecimiento de posiciones. Por el momento no está prevista una convocatoria del consejo directivo.