El INDEC informó que la desocupación bajó al 7,2% en el último trimestre de 2017, 0,4 puntos menos que el mismo período del año anterior. Además, subió la tasa de actividad y la tasa de empleo, por lo que hay 433 mil personas más con trabajo en relación al final de 2016.

SUSCRIBITE PARA QUE EL DESTAPE CREZCA

Sin embargo, los datos esconden otro aspecto que no siempre se pone en relieve: el aumento se debe en gran parte a la creación de trabajo precario, monotributistas que vinieron a reemplazar a los viejos empleos en relación de dependencia.

La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) considera como desocupados a aquellas personas que no tienen empleo pero además lo están buscando. Además, registra a las personas con trabajo más allá de su tipo de contratación: en relación de dependencia, independiente o en negro.

Solo el 18,8% de los nuevos empleos creados son en relación de dependencia y en blanco

Si se toman los datos de diciembre del SIPA, que releva el Ministerio de Trabajo, solo hay 268 mil trabajadores registrados nuevos. De ellos, 192 mil trabajadores corresponden al sector privado, 38500 al sector público y 37300 al monotributismo social.

Embed

EPH INDEC by El Destape on Scribd

Pero además, de los 192 mil nuevos empleos privados, poco menos de la mitad (81.600) son empleos en relación de dependencia, 98300 a monotributistas y 21 mil a empleados y empleadas domésticas. La única categoría que cayó fue la de autónomos, con 2100 menos.

Es decir: de los 433 mil nuevos trabajadores de finales de 2017, solo el 18,8% se corresponden con el "empleo de calidad" del sector privado, 22,7% al monotributo, 4,8% a empleadas domésticas. El resto se reparten entre sector público y trabajo en negro.

Embed

Informe SIPA by El Destape on Scribd

En esta nota