La crisis terminal del sector automotriz no encuentra un piso y ahora el fabricante de camiones Iveco acaba de anunciar que suspendió a sus 900 trabjadores de su planta de Ferreyra, en Córdoba. De esta manera, los empleados del sector automotriz afectados por suspensiones o despidos ya alcanzan los 4.000 en todo el país.

"Iveco informa que en función de los niveles actuales de demanda del mercado y de los stocks existentes se está llevando a cabo un proceso de suspensiones con pago de haberes", expresó la compañía. "Esta situación de suspensiones semanales, o diarias, se da hace dos o tres meses", revelaron allegados al portal Infobae.

LEER MÁS: Alertan por los problemas que la especulación del campo le causará al Gobierno

De acuerdo a la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), la empresa vendió 158 camiones en enero, la mitad que el año anterior. Iveco pertenece a CNH Industrial, un grupo italiano creado de la fusión de Fiat Industrial SpA y CNH, que además tiene otras marcas, como la agrícola New Holland.

"Desde su planta de Córdoba, la única fábrica de camiones que no ha interrumpido su actividad en el país, abastece al mercado local como así también a países del Mercosur, otras naciones de América Latina y Oriente", aseguró el sitio web de la empresa.

En esta nota