A pesar de los constantes discursos de funcionarios del Gobierno sobre la creación de "empleos de calidad", la realidad arrojó un nuevo dato alarmante. El Sistema Integrado de Previsión Argentino (SIPA) informó que en noviembre de 2018 hubo 38.100 trabajadores registrados menos que en octubre de ese año y 172.200 por debajo de la cifra del onceavo mes del año anterior.

Es decir, la baja intermensual fue del 0,3% y de 1,4% año contra año, en términos desestacionalizados.

LEER MÁS: Compras puerta a puerta: la AFIP elevará a U$S900 el monto libre de impuestos

Debido a la profunda recesión económica y las perspectivas negativas de contratación que anuncian las empresas que participan del relevamiento que conduce la Secretaría de Trabajo y Empleo, el balance anual dejará un rojo preocupante.

Lejos del 12,3 millones de trabajadores en el sistema que se detectaron en el pico de la gestión de los últimos tres años, los números se acotaron en enero de 2018 y acumulan una pronunciada caída desde entonces, más cerca de los 12 millones de empleados en blanco que había a fines de 2015.

En esta nota