El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano, anunció que "la movilización del próximo 22 de febrero sigue en pie y más firme que nunca", pese a que familiares de la tragedia de Once estaban negociando la posibilidad de que cambien el día para que no se superponga con la jornada del sexto aniversario de ese episodio.

"La movilización del próximo 22 de febrero sigue en pie y más firme que nunca, pese algunos trascendidos periodísticos mal intencionados", sostuvo Camioneros en un comunicado que llevó la única firma de Pablo Moyano.

La gacetilla del sindicato fue difundida este viernes por la noche luego de que durante la tarde circularan en los medios declaraciones de familiares de la tragedia de Once expresando malestar por la elección de esa jornada en la que se cumplirán seis años del fatal hecho que provocó la muerte de 51 pasajeros del tren Sarmiento.

"Siempre vamos a estar del lado de los trabajadores, marchamos a proteger todas y cada una de las fuentes de trabajo, ese es nuestro compromiso", sostuvo Pablo Moyano en el breve texto que emitió.

Previamente, había trascendido que el moyanismo buscaba fijar una nueva fecha para la marcha que convocó para el 22 de febrero, frente al malestar en los familiares de la tragedia de Once.

De hecho, el hijo de Hugo Moyano y diputado nacional, Facundo Moyano, mantuvo contactos telefónicos en los últimos días con María Luján Rey, madre de una de una la víctimas del choque, Lucas Menghini Rey, y le dio a entender que accederían al pedido de que modifiquen la fecha de la movilización al centro porteño.

María Luján Rey comentó a NA que intercambió mensajes de Whatsapp con Facundo Moyano y que el miembro del Consejo directivo de la CGT se mostró abierto a modificar la fecha.

"Febrero tiene varios días como para que justo marchen ese día. Lamentamos que no se hayan acordado que el 22 fue el día de la tragedia. Pero vemos bien que vayan a cambiar la fecha, es un buen gesto", sostuvo a NA la referente de los familiares de Once.

Con el Sindicato de Camioneros a la cabeza, el moyanismo se movilizará junto al barrionuevismo, las dos CTA y la Corriente Federal, además de movimientos sociales como la CTEP y organizaciones políticas como el PJ y La Cámpora, aunque no logró la adhesión de los grandes gremios de la CGT que están bajo el ala de los "gordos" y los "independientes".