José Gigena, el médico que asistió a la nena tucumana en la cesárea al no poder acceder a un aborto no punible, fue denunciado por homicidio tras la muerte del neonato que se dio el fin de semana pasado en la provincia del norte.

El médico, junto a su esposa la médica Cecilia Ousset (que ofició de instrumentadora en el procedimiento) fueron denunciados por homicidio calificado.

Embed

“La verdad que lo único que nosotros pretendimos hacer fue darle el derecho que le corresponde a una niña de once años violada de interrumpir legalmente su embarazo. Acá el estado tucumano en connivencia con el Poder Judicial y con la fuerte presencia de la Iglesia Católica le estaban impidiendo a esta niña desde la semana 16 acceder a lo que le correspondía, a su derecho y lo que le solicitaba. La llevaron hasta la semana 23 hasta que una Jueza lo intimó al estado provincial. En ese momento toman contacto conmigo, ya que solo me desempeño en la parte privada porque todos los médicos del ámbito público se declararon con objeción de conciencia”.

En diálogo con Navarro 2019, por El Destape Radio, el médico especificó: “Estamos en un estado tucumano donde hay una fuerte presencia de grupos antiderechos que hizo presión para que no se realizara esta práctica”.

“La convirtieron en una incubadora humana"

Y agregó: “Cuando nos llamaron a nosotros yo no dude ni un minuto. Evalué a la niña. Hice la practica de ILE en absoluta soledad, mi esposa termino practicando como instrumentadora quirúrgica porque todos (enfermera, anestesiólogos) se declararon como objetores de conciencia, nos dejaron solos casi como un abandono de persona. No le podíamos decir a esta nenita, que tuvo intentos de suicidios, con un desarrollo físico de una nenita de once años.Es una niñita del interior tucumano con toda su inocencia encima, sufriendo, padeciendo y pidiendo que se le interrumpa y el Estado tucumano ausente”.

Embed

Gigena también dijo: “La convirtieron en una incubadora humana sin interesar que una nena tenía 4 veces más riesgos de morir que una embarazada Tenia 120 de presión arterial , ¿había que dejarla morir a la nena?” dijo Gigena.

Además criticó a los grupos en contra de la legalización del aborto: “Con ese lema de salvemos las dos vidas si alguno osa ir en contra de ellos termina como nosotros, con una denuncia de homicidio”.

Con respecto a los pasos a seguir tras la notificación judicial, Gigena contó: “Tenemos el apoyo de grupos de organizaciones de abogados que defienden los derechos humanos. Y aseguró que esta acción era de esperar: “No me sorprende teniendo personajes como la senadora nacional Silvia Pérez de Elías que alzó esa bandera casi como una cruzada, no me sorprende”.

Para finalizar el médico dijo: “Me preocupa que vivimos en una Argentina donde esta abolido el estado de derecho por mas acompañamiento que exitea hasta la Onu se manifestó en contra”.

El caso que conmocionó al país y que por el cual, incluso la ONU se pronunció y consideró que la dilación de la práctica reconocida incluso en el país desde 1921.