Entre los ministerios que el presidente Mauricio Macri prevé degradar a secretarías se encuentra la cartera de Salud, sin embargo, esta área ya viene sufriendo un deterioro paulatino. En el hospital Posadas, la semana pasada se anunciaron más de 300 despidos que se suman a los 122 que fueron perpetrados en enero de este año. Los profesionales cesanteados denuncian un vaciamiento progresivo del nosocomio que, según explicaron, tendría como finalidad arancelar la atención y convertirlo en una institución de mejor complejidad en la atención.

El 12 de enero de este año los profesionales de la salud de este nosocomio se despertaron con una noticia abrumadora: 122 de ellos habían sido despedidos y en muchos casos tenían más de 10 años de antigüedad. La semana pasada fueron anunciados nuevos recortes. Por el momento hay 10 empleados cesanteados, pero se espera una lista de más de 300. Los profesionales de la salud denuncian que podría incrementarse esta cifra.

Karina Almirón fue despedida en enero, es técnica en anatomía patológica con especialidad en inmunoquímica y explica que entre las especialidades de los despedidos se encuentranotorrinolaringología, de psicología laboral, neurocirugía, traumatología, cirujanos de cabeza y cuello, dos enfermeros, profesionales gastroenterología que son endoscopistas”.

El procedimiento de vaciamiento por parte de las autoridades del hospital tiene un plan minucioso: “Hay una lista de 300 despidos más profesionales de diferentes aéreas y creemos que no termina ahí va a haber muchos sectores que van a dejar de funcionar porque despiden a personal que tiene experiencia y no quedarían profesionales para llevar a cabo esas tareas”.

Karina aseguró que “la guardia de adultos y de pediatría estarían en la lista de los próximos despidos” y sobre qué sucede con la atención en estas especialidades indicó que “hay áreas que quedan sin funcionamientos o se reemplazan con monotributistas, pero mayoritariamente no se están reemplazando por otros profesionales”.

Entre los profesionales despedidos en esta oportunidad hay “gente de 20, 30 años de experiencia que tampoco son tan fáciles de reemplazar”. Asimismo, agregó: “Las decisiones lo toman los directivos de hospital en especial en director de Recursos Humanos Ignacio Leonardi ya si bien es un ente autártico trabaja en conjunto con la línea del gobierno nacional”.

Sobre la finalidad de estos despidos masivos la ex empleada del nosocomio advierte: “No responde a un recorte presupuestario sino para llevarlo a menor cantidad de especialidades. Se trata de la prueba piloto de la CUS. Convertirlo en un hospital con muchas menos especialidades con prestaciones muy básicas y arancelada para los que no tengan obra social o carnet de pobre”.

Al respecto indicó que los recortes ya se están llevando a cabo: “Todo lo que es PAMI; la gente de Hurlingham ya no se pueden atender a partir de esta semana que pasó. No se están entregando medicamentos ni insumos muy básicos para pacientes ambulatorios que lo recibían normalmente gente de muy bajos recursos”.

Por último, Karina denunció una persecución gremial. “Los sindicatos que se vienen plantando están siendo atacados de manera muy concreta y terrible. Despidieron a la comisión directiva del STS y de la CICOP les quitaron las nominas de descuentos gremiales, les armaron causas despedir delegados y de los que somos lista opositora en ATE hubo despidos dentro de nuestros compañeros que tenían fueros gremiales” aseguró.

“Hago un llamando a la comunidad a solidarizarse porque el principal ataque es a la salud pública” cerró.

En esta nota