Es una postal habitual que en cada acto presidencial, la cantidad de efectivos policiales superen a los simpatizantes del Gobierno que se acercan para escuchar el discurso del presidente Mauricio Macri.

Tal fue así esta situación que en la apertura de sesiones ordinarias, los que se hicieron presentes alrededor de las vallas que rodeaban el Congreso fueron un puñado de activistas en contra del aborto comandados por Mariana Rodríguez Varela.

Embed

“Nosotros defendemos al niñito que no se puede defender”, afirmó la “militante por la vida” y apuntó contra la decisión de Macri de abrir el debate sobre la despenalización del aborto.

Y disparó: “Sería extraño habilitar una ley a favor del aborto porque sería como tener una ley a favor de matar y torturar”. Rodríguez Varela es hija del abogado de Videla en la causa por apropiación de bebés.

Embed

Con pancartas y entregando los famosos bebitos de plástico, Varela corrió el auto presidencial para entregarle uno de los muñequitos a Macri.