El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, anunció la suspensión de la cancha de Laferrere durante todo el campeonato tras los incidentes ocurridos ayer en la zona luego del partido contra Dock Sud.

Además, explicó que ya están detenidos los 11 responsables del hecho y que "respalda a la justicia par que se actúe con toda rigurosidad y de un castigo ejemplar".

La decisión tomada por el gobernador bonaerense y el ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados, afectará económicamente al club, que deberá pagar por alquilar una cancha cada vez que juegue "de local".

En ese sentido, Daniel Scioli explicó que "ya se ha detenido y enviado a la prisión a los 11 responsables de este episodio que han sido descubiertos con armas de fuego de potente calibre, municiones, elementos para el delito" y explicó que se tomo la decisión por la gravedad de la situación.

Además, fue más allá al pedir "dar el debate sobre los barrabravas que empañan la pasión del futbol argentino, que no son el conjunto de la hinchada".

Ayer, los incidentes tuvieron como protagonistas a 300 barrabravas de Deportivo Laferrere, quienes se enfrentaron con la policía fuera del estadio, cuando se jugaban 25 minutos del segundo tiempo y el cotejo estaba igualado 1 a 1.

Además, tuvieron como escenario las calles adyacentes al estadio, en donde tras los enfrentamientos resultaron heridos catorce efectivos policiales, dos de ellos de gravedad, mientras que un movil policial y cuatro autos particulares fueron incendiados por los barras.