En el medio de la desconfianza que generan los operativos de seguridad por la cumbre de G-20, el fiscal federal Ramiro González pidió librar exhortos a Arabia Saudita y Yemen para saber si existen procesos judiciales contra el príncipe Mohammed Bin Salman por presunta violación a los derechos humanos que, llegó al país para participar de la Cumbre de Líderes del G20.

En este mismo sentido, el líder ruso Vladimir Putin dijo que espera reunirse con el príncipe para hablar del crimen en el marco de la cumbre.

El dictamen se presentó el 27 de noviembre ante el juez federal Ariel Lijo, la denuncia presentada por Humans Rights Watch, podría ser competencia de la Corte Suprema de Justicia y según el escrito de González, debería aplicarse el criterio de justicia universal.

Embed

La ONG Humans Rights Watch (HRW) realizó una presentación ante la Justicia Federal argentina para que investigue la participación de Mohamed bin Salman en el crimen del periodista saudí asesinado en Estambul, Jamal Khashoggi, y violaciones a los derechos humanos y crímenes de guerra ocurridos en Yemen desde 2015.

La organización respaldó su denuncia en la Constitución Nacional, que reconoce la "jurisdicción universal por crímenes de guerra y torturas" y subrayó la falta de investigaciones por parte de la justicia saudita como consecuencia de que las autoridades judiciales están dominadas por el poder gubernamental. Al Príncipe también se lo acusa por la torturas de activistas feministas detenidas en mayo del 2018.

Frente a los posibles escraches y ataques, la embajada de Arabia Saudita, ubicada en Avenida del Libertador y Ocampo, reforzó sus instalaciones con vidrios blindados en sus ventanas y grúas que colocaron diferentes dispositivos de alerta.