Después de que la Corte Suprema de Justicia frenara el inicio del juicio oral contra Cristina Kirchner por la obra pública en Santa Cruz, el presidente Mauricio Macri habló en un acto en Corrientes y pidió que no haya "impunidad".

El mandatario sostuvo: "Esa no es la Argentina que soñamos la mayoría, la mayoría de ustedes que se levanta todos los días a trabajar en silencio sin pedir sacarle una ventaja a alguien".

"Queremos que no haya impunidad. Lo que todos queremos es trabajo y no impunidad", lanzó el mandatario. El Presidente remarcó que su Gobierno busca "una oportunidad de demostrar" lo que vale cada argentino "y no que aquel que no se esfuerza tenga siempre algún beneficio y privilegio".

Embed

"Todos queremos progresar, trabajar, poner nuestro granito de arena y que eso sea reconocido", lanzó.

No fue el único funcionario que se pronunció en contra de la decisión de la Corte. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, remarcó que con ésto "se debilita la credibilidad de todo el proceso judicial, tiene que haber justicia, en tiempo y en forma, no puede dilatarse un proceso eternamente".

LEER MÁS: El sincericidio de Mariano Iúdica sobre Cristina Kirchner