En medio de los ataques a locales de La Cámporay contra militantes kirchneristas, un extraño accionar se dio en la casa de un allegado a Cristina Kirchner.

Con apenas dos horas de diferencia, dos grupos de personas hasta ahora no identificadas llegaron hasta la casa del ex subsecretario de Comunicación Pública de Cristina Kirchner, Hernán Reibel.

"Tocaron timbre, preguntaron por su esposa y por él y cuando la empleada doméstica, la única persona que se encontraba en la casa, preguntó quién llamaba, le contestaron, cada uno, "eso a vos no te importa" y "no te importa, no es importante quién soy", en forma agresiva e intimadatoria". Así lo denunció el propio ex funcionario ante la comisaria 39 de Capital Federal.

Las amenazas sucedieron el viernes. Primero al mediodía y luego a las dos de la tarde. Primero preguntaron por su pareja, Desiré Cano, y más tarde por el ex funcionario, al que llamaron por su nombre de pila. "No te importa, no es importante quién soy", le dijo el segundo hombre a la empleada, la única que se encontraba en el lugar, cuando preguntó quien llamaba a la puerta.

"Sabían que no estábamos ni mi esposa ni yo, sabían además quién los iba a atender si tocaban la puerta", describió Reibel a Página/12.

Hasta ahora, la prueba más firme para identificar a los NN que se presentaron ese día son las cámaras de seguridad apostadas en la entrada del PH donde Reibel vive con su mujer, en Avenida de los Incas. La causa quedó a cargo de la fiscalía número 5.

Reibel se mudó al lugar donde sucedieron los hechos hace apenas siete meses. Asegura que salvo unos pocos amigos cercanos nadie conoce su dirección, lo que levantó aún más sospechas de que fueron víctimas de un seguimiento.

A todo esto, agregan que casi nunca están en la casa en ese horario, lo que refuerza su hipótesis de que se trató de un ataque planificado y típico de una intimidación de los servicios de inteligencia. "Claramente hay una situación generalizada de amenazas, persecuciones y acciones violentas desde que está el macrismo en el poder, y lamentablemente el Gobierno hace oídos sordos", dijo Reibel a ese diario. "Pasamos de un gobierno que incluía y cuidaba a la gente a uno que articulado con sectores mediáticos y judiciales fomentan la persecución y la instigación", sostuvo. Reibel fue subsecretario de medios de Cristina y es un activo militante de La Cámpora.