Cristina Kirchner regresó al país proveniente de La Habana donde visitó a su hija Florencia que mantiene un tratamiento por una dolencia en un instituto médico de Cuba.

En la noche del lunes, la senadora y principal figura de la oposición aterrizó en el Aeropuerto de Ezeiza.

La vuelta de Cristina se da en medio del boom político que produjo la edición de su libro "Sinceramente" y del momento de mayor fragilidad del gobierno de Mauricio Macri.

Cristina se encontraba en Cuba hacía 10 días. Había llegado a la isla para visitar a su hija Florencia que se encuentra en tratamiento médico un día después del fallecimiento de su madre Ofelia Wilhelm. La ex presidenta había pedido permiso judicial al Tribunal Oral Federal 5 para trasladarse a Cuba en medio de la persecución judicial que la tiene como centro.

En la noche del lunes, el juez Claudio Bonadio le envió una resolución a la editorial Sudamericana donde pide el contrato entre esa empresa y la senadora, que acaba de lanzar su libro llamado "Sinceramente". Allí le reclama que no le realice pagos, ya que tiene los bienes inhibidos y deben "ser puestos a disposición de este juzgado", reclama el magistrado.

"Con esta medida, Bonadio quería constatar si Cristina había cobrado plata y no es así. Ella no cobró ningún adelanto", confirmó Beraldi a El Destape.