La ex presidenta Cristina Kirchnerdenunció que ayer por la mañana dos personas intentaron instalar tres cámaras en la esquina de su casa, en el barrio porteño de Recoleta.

Según marcó, eran tres cámaras las que quisieron colocar y un domo. "Personal de la policía federal que integra la custodia advirtió esta situación y les consultó qué tipo de tareas estaban realizando", relató.

"Les dijeron que eran empleados de la empresa Donaide S.A e iban a colocar estas cámaras por disposición del Ministerio de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, no contaban con ninguna documentación que acreditara tales circunstancias", marcó CFK.

LEER MÁS: La brutal chicana de Cristina a Cambiemos

Lo llamativo de esta situación es que, según cuenta la misma senadora, "luego de identificarse recibieron un llamado, se subieron a su camioneta (sin inscripción alguna de la empresa a la que decían pertenecer) y se fueron".

Para rematar, cuando el jefe de la custodia de Cristina Kirchner se presentó en el Centro de Recepción de Denuncias de la Policía Federal para denunciar estos hechos, el requerimiento cayó en el juzgado de turno, que era del juez Claudio Bonadio.

LEER MÁS: El guiño político de Pichetto a Cristina

"¿Y a que no adivinan qué hizo Bonadio? Bingo… NADA. La Secretaria del juzgado, Carolina Lores Arnaiz, ordenó desestimar la denuncia y no iniciar ningún tipo de investigación por estos hechos", apuntó.

Por último, Cristina Kirchner remató: "El gobierno es responsable y tiene que terminar con el espionaje, la persecución y el hostigamiento a los opositores".

Embed
Embed
Embed
Embed
Embed
Embed