La presidenta Cristina Fernández de Kirchner celebró hoy la participación de Cuba en la Cumbre de las Américas y la calificó de "histórica", pero dijo que se ve "ensombrecida" por el decreto de Estados Unidos que declara a Venezuela una amenaza y lo comparó con las últimas acciones de Gran Bretaña en Malvinas: "Son cosas absurdas que nadie puede creer".

"Esta es una cumbre histórica porque por primera vez participa Cuba. Pero, por favor, no nos confundamos. Consideramos positivo que el presidente Obama haya reiniciado el diálogo, pero Cuba no está aquí por eso. Está aquí porque luchó más de 60 años con una dignidad sin precedentes", sostuvo la Presidenta en el comienzo de su discurso ante los demás mandatarios.

Cristina Kirchner en la Cumbre de las Américas


La jefa de Estado habló inmediatamente después del que lo hicieran sus pares de Estados Unidos, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, que coincidieron por primera vez en esta cumbre luego del acuerdo alcanzado por esos países en diciembre de 2014.

No obstante, agregó: "Estábamos contentos por esta noticia cuando de repente se firma un decreto que declara a Venezuela como amenaza para la seguridad de los Estados Unidos. Les confieso a mis colegas que cuando escuché la noticia dije que debía ser un error. No me surgió una respuesta anti-imperialista: lo primero que hice fue reírme porque resulta inverosímil que cualquier país de nuestro continente puede resultar una amenaza para la mayor potencia del mundo".

En ese sentido, y dirigiéndose directamente a su par estadounidense, señaló que "si querían enfrentar a Venezuela deberían haber encontrado otra forma porque nadie puede creer esto" y añadió, no sin un gesto de ironía: "Como nadie puede creer que el Reino Unido pueda declarar una amenaza a mi país (en referencia al conflicto por Malvinas). Absurdo también. Me llamó la atención la similitud de los casos".

"Es una pena que esta cumbre se va ensombrecida por esta decisión y pedimos que ese decreto sea dejado de lado. Simplemente, les pido apelar a sentido común. Perón decía que se vuelve de cualquier lugar, menos del ridículo. Y es ridículo considerarnos una amenaza", sentenció Cristina.

Fuerte mensaje contra el narcotráfico y más críticas a las potencias

En otro tramo de su discurso, la Presidenta exhortó a sus pares a debatir con "sinceridad" para buscar soluciones a los problemas del continente, entre los cuales destacó el narcotráfico y afirmó que "debería ser abordado por los países que más consumen" porque "el nudo de la cuestión es el financiamiento".

"¿En dónde se lava el dinero del narcotráfico? ¿en donde se produce o en los paraísos fiscales y en los países donde se la consume", se preguntó Cristina, y recordó que la "sustancia tóxica vale 2.000 dólares cuando sale del país productor y llega a Chicago valiendo 40.000". En ese sentido, señaló que "la droga y el dinero quedan para los países desarrollados y los muertos y las armas para los países de América Latina".