Una familia tipo del Gran Buenos Aires debió contar en septiembre con un ingreso de $22.558,17 para no ser pobre y cubrir el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que subió 8,1% en ese mes, según datos del Indec. Además, la canasta básica alimentaria (CBA), con la que se mide indigencia, aumentó 8,5%.

En el contexto de una crisis económica que licuó los salarios, el rango de indigencia se elevó hasta los $ 9.059,51. El salario mínimo está estimado en $ 10.700

Según el informe del organismo oficial, las variaciones interanuales de la CBA y de la CBT fueron del 43,1% y 46,0%, respectivamente.

De esta forma, una familia conformada por cuatro personas requirió de $ 1.689,24 más que en agosto para no caer en la línea de la pobreza. Por otro lado, para no calificar como indigente, se precisó de $ 711,94 más que el mes anterior.

LEER MÁS: El dólar se disparó casi 30 centavos y cerró a $ 37,87

En esta nota