El macrismo termina con una modalidad de campaña que supo instalar: no hará más timbreos. Es por el malhumor social y el temor al fuerte rechazo ante la crisis social y económica que vive la Argentina.

La novedad la confirmó el portal Infobae. "El Gobierno empieza a despedirse de los timbreos, un emblema de las campañas macristas con el sello de Jaime Durán Barba. En medio de las turbulencias económicas, la crisis financiera y social, el desorden interno y los sucesivos tropiezos políticos y comunicacionales, y frente a un 2019 que ahora asoma incierto, la Casa Rosada busca reemplazo para el formato que fue la vedette de la campaña legislativa del año pasado".

Así lo confirmaron a ese medio fuentes partidarias, que explicaron que el tema se analizó en las últimas semanas durante una reunión del PRO encabezada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el responsable de la comunicación presidencial y partidaria.

Revela que "el macrismo suspendió el timbreo del pasado sábado por el partido de octavos del mundial de Rusia que Argentina perdió con Francia" y ya no hay actividades previstas, "en buena medida, por el malhumor social".

Y asegura el portal: "Internamente, la Casa Rosada reconoce ahora que los timbreos perdieron espontaneidad desde hace rato. "Dejó de ser una actividad para escuchar a los vecinos, los dirigentes están más preocupados por salir en los diarios", se sinceraron fuentes partidarias".

En esta nota