La crisis laboral se profundizó en septiembre. La pérdida de puestos laborales alcanzó las 28.900 vacantes en relación a agosto y en los primeros nueve meses del año ya acumula una destrucción de 202.700 trabajos.

Según la Dirección Nacional de Análisis y Estadísticas Productivas, por cada puesto de trabajo registrado que se destruye, el empleo informal pierde un promedio de dos vacantes. Con este cálculo, se podría estimar que la crisis ya se cobró más de 600.000 vacantes en lo que va del año.

De acuerdo a los datos del Ministerio de Producción y Trabajo, los únicos sectores que tuvieron una dinámica positiva fueron los monotributistas y los trabajadores de casas particulares. Por el contrario, se evidenciaron retrocesos en autónomos, asalariados del sector público y especialmente asalariados del sector privado, que tuvieron una retracción mensual de 29.000 trabajadores, que colocó a septiembre por debajo de los índices de 2015 y 2017.

De acuerdo al último informe de Indec, el desempleo asecendió al 9,6% en el segundo trimestre. Las proyecciones apuntan a que el indicador alcance los dos dígitos

LEER MÁS: La UIA le pedirá al Gobierno acciones concretas para aliviar la crisis de las pymes

En esta nota