En el marco de la crisis económica, la inversión se derrumbó 5% en julio, según datos del Ministerio de Producción. La megadevaluación del tipo de cambio contrajo la economía y encareció el crédito.

En una perspectiva desestacionalizada, la inversión cayó un 7% respecto al primer trimestre y encendió las alarmas del Gobierno. De esta manera, el consumo masivo sigue sin repuntar: la baja de julio fue la segunda consecutiva y la mayor desde abril de 2017.

Para los próximos meses se esperan números peores por la profundización de la caída del poder adquisitivo a causa de la nueva escalada de la inflación y por el efecto de la suba al 60% de la tasa de referencia del Banco Central. A partir de este incremento se realinearon hacia arriba las tasas de financiamiento en todos los rubros.

A la retracción de la inversión por parte del sector privado se sumó el recorte del gasto dispuesto por el Gobierno para cumplir con el ajuste que le permitan llegar en 2019 al déficit cero. Según establece el Presupuesto, el recorte en la inversión pública sería de 0,56 % del PBI por el lado de Nación, y una fracción adicional del lado de provincias.

LEER MÁS: El dólar volvió a subir y cerró arriba de los $ 39

En esta nota