La presidenta de Justicia Legítima, María Laura Garrigós de Rébori, sugirió que los magistrados se realicen exámenes psicofísicos para determinar si están en condiciones de ejercer sus respectivos cargos y aseguró que "estaría bueno que una mujer" encabece la Corte Suprema de Justicia, tras conocerse que su actual titular, Ricardo Lorenzetti, abandonaría ese cargo a partir del 2016.

De esta forma, la titular de dicha organización de jueces y fiscales se metió en la polémica por las aptitudes del miembro de la Corte Suprema Carlos Fayt, quien, a sus 97 años, fue señalado por el Gobierno por no estar más capacitado para ocupar dicho cargo.

En declaraciones a Nacional Rock, la jueza de la Cámara de Casación recordó que "ninguno de los jueces tiene un control psicofísico periódico, ni de su nivel de rendimiento" y también que "en cualquier empleo hay algún tipo de control sobre las capacidades laborales de las personas y en el caso de los legisladores o miembros del Poder Ejecutivo las reelecciones periódicas revalidan su condición para el cargo".

"Nadie que no esté en condiciones psicofísicas se presenta para su reelección, los jueces tenemos una función vitalicia, salvo mal desempeño, no nos mueve nadie ni controla nadie", recordó la magistrada.

Con relación a la presidencia de la Corte, Garrigós de Rébori puntualizó que "habría que pensar en una composición más plural de la Corte Suprema. Estaría bueno que una mujer sea Presidenta de la Corte alguna vez", sostuvo la líder de la entidad, duramente enfrentada con la Asociación de Magistrados.

En declaraciones en la Feria del Libro, evaluó: "A lo mejor, con la renuncia de (Ricardo) Lorenzetti a la reelección, la doctora Highton se postule a la Presidencia de la Corte, estaría bueno que una mujer sea Presidenta de la Corte alguna vez".

"El trabajo de la Corte no es solo las sentencias que saca. Una persona puede sacar mas sentencias, pero lograr un consenso enriquece un tema. Creo que habría que pensar en una composición más plural de la Corte Suprema", señaló Garrigós de Rébori, quien consideró que "tendría que ser un tribunal donde este representado la mayor cantidad de aristas".

Lorenzetti renunciaría a su cargo como presidente del máximo tribunal, no así a su cargo de ministro de la Corte, cargo para el cual aun le quedan 16 años. En la actualidad, el Tribunal tiene una sola mujer, la magistrada experta en cuestiones civiles Elena Highton de Nolasco. Completan la nómina el ex senador Raúl Maqueda y el cuestionado Carlos Fayt.

Por otro lado, la actual jueza de la Cámara de Casación porteña aseguró que Lorenzetti le desmintió haber criticado elípticamente a los integrantes de Justicia Legítima, una corriente más progresista de jueces y fiscales a la que se la señala como más cercana al Gobierno y en disputa con el sector más conservador del Poder Judicial.

"Lorenzetti la semana pasada había dicho que los jueces de Justicia Legitima tendríamos que ser más cuidadosos. Lorenzetti me llamó para decir que él no había dicho eso", señaló la presidenta de esa entidad.

"Las tareas en la Corte están divididas. No se cual es la razón para el adelantamiento de la Corte. Nosotros, los de Justicia Legítima, somos más progre. La gente reclama los tiempos de la justicia, pero los tiempos en la justicia son terribles", indicó.