En el contexto de la crisis económica, la empresa de capitales brasileños Alpargatas anunció el cierre de la planta que opera en la ciudad chaqueña de Presidencia Roque Sáenz Peña por el desplome de la demanda. Por eso, despidió a todos sus empleados y puso a la venta sus instalaciones.

En la planta, ubicada unos 170 kilómetros al noroeste de Resistencia, trabajaban alrededor de 30 personas ya que la firma venía realizando despidos por goteo, en línea con su estrategia general de retirada de Argentina. A mediados de septiembre, la firma le había pedido al Gobierno nacional que le otorgue el Procedimiento Preventivo de Crisis e hizo oficial la venta del 22,5% de la operación local al grupo brasileño Sforza.

Sin embargo, la empresa confirmó el cierre de dos plantas de producción: "Calzados Catamarca", donde despidió a 170 trabajadores; y "Alpargatas" (Ex Calzar) en la ciudad pampeana de Santa Rosa, donde 132 operarios perdieron sus empleos.

Por otra parte, la planta operada por la empresa brasileña en la ciudad correntina de Bella Vista también está en crisis y, según sus propios trabajadores, por ahora "no se ve ningún tipo de reactivación", lo cual generó preocupación por los 400 puestos de trabajo.

LEER MÁS: Con Sandleris al frente del Central, se derrumbó el crédito al sector privado

En esta nota