En una columna del periodista Alejandro Bercovich en el diario BAE, el periodista reveló un dato curioso: los empresarios creen que el Presidente Mauricio Macri se encuentra deprimido. El motivo: la situación económica y la incapacidad de poder salir de ella.

Frente a esta situación, cuentan que uno de los que "protege" al Presidente es el Jefe de Gabinete, Marcos Peña ¿Cómo? Ocultando información para no hacerlo sentir peor.

En la misma nota, el matutino económico asegura: “La preocupación empezó cuando, dos semanas atrás, Macri le dijo a una radio de San Luis que "ya está bajando la inflación" y que "lentamente va a mejorar la actividad económica". Al día siguiente, el INDEC publicó que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) trepó un 2,9% en enero, por encima del 2,6% de diciembre. No solo la inflación no estaba bajando sino que se estaba acelerando a niveles inéditos para una economía con tan pocos pesos en circulación. Ese 2,9% de enero, para ponerlo en perspectiva regional, fue mayor que la inflación que Chile, Perú o Bolivia tuvieron durante todo 2018. Y para peor, el 49,3% que marcó el INDEC en la comparación interanual de enero va a superar el 50% en febrero, a caballo de las tarifas de luz, gas y transporte”.

Embed

El otro vaticinio presidencial -"lentamente va a mejorar la actividad"- chocó con otro informe oficial: anteayer, el INDEC calculó que el PBI cayó un 2,6% durante 2018 y dejó un arrastre estadístico del 3% negativo para este año. Sin contar todavía ese arrastre, Macri cerró sus primeros 36 meses de mandato con los peores indicadores desde el crack 2001/2002: en promedio, la economía se contrajo un 1% por año y la inflación fue del 32% por año. Durante el primer mandato de Cristina Kirchner, el PBI creció 4% anual y la inflación (medida por los institutos provinciales) fue del 20% anual. El cuatrienio 2011-2015 dejó un crecimiento nulo entre puntas y una inflación promedio del 27% anual. El mayor contraste es con el mandato de Néstor Kirchner: 9% de crecimiento anual promedio y apenas 10% de inflación por año.

Los datos oficiales lo contradicen y también el desencanto del empresariado. Según la publicación, el empresariado observa que el accionar de Macri responde a una posible depresión y esos errores de amateur, a un entorno que no le dice toda la verdad. Hasta Nicky Caputo, amigo del alma, viaja al exterior para no tener que aguantar los desplantes cada vez más comunes del jefe de Estado.