El Grupo Arcor cerró este lunes dos plantas de La Campagnola ubicadas en el departamento de San Martín, Provincia de Mendoza, desde hace 70 años. Desde la firma alegaron una caída en el consumo que derivó en pérdidas que condujo al cierre de las fábricas y al despido de 125 empleados. De acuerdo al último balance presentado en diciembre 2018, la empresa comunicó que el año pasado perdieron 1010 millones de pesos.

En la mayor recesión vivida en los últimos nueve años, la economía cayó un 2,5 por ciento y el consumo en supermercados se desplomó un 8,7 por ciento. A la crisis del mercado hay que sumar los incrementos de costos como los servicios y el transporte que impactaron sobre las empresas.

aporte.jpg

Este contexto llevó a que Arcor tenga su segundo año de pérdida en su historia. De acuerdo a su reporte de diciembre, en los productos “Golosinas y Chocolates” alcanzó en 2018 ventas a terceros por $17.125,9 millones, mientras que en 2017 habían sido de $17.568,8 millones. También tuvo pérdidas considerables en el segmento Alimentos.

Embed

"Los negocios de consumo masivo de la Argentina (Golosinas y Chocolates, Galletas y Alimentos) sufrieron durante el año 2018 una disminución de los volúmenes vendidos, en sintonía con la caída generalizada del mercado interno producto de la recesión en la actividad económica del país", afirmó el director ejecutivo de la empresa Arcor, Luis Pagani, dio su opinión acerca de la crisis que atraviesa el país.

La caída del consumo llevó a que la cadena de producción se corte por su hilo más delgado: los trabajadores. Ahora 125 familias deberán trasladarse a una planta ubicada a 300 kilómetros de Mendoza o buscar un nuevo sustento en un mercado laboral con 4 millones de personas con problemas de empleo.

La Campagnola, fundada en 1912 por fundada por Silvio y Luis Benvenuto, era una primera marca, segmento que tuvo una caída del 12 por ciento en el último según la consultora Kantar Worldpanel.