A pesar de la pretensión de querer presentar el aumento de la Asignación Universal por Hijo (AUH) como una medida salvadora en el marco de la crisis económica y social, el Gobierno lejos está de resolver los problemas básicos de los sectores populares. A pesar de la suba del programa social, el precio de los alimentos se encuentra muy por encima del nuevo monto a cobrar por los beneficiarios.

La ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley, confirmó que con el incremento del 46%, la AUH pasará de los $ 1.800 a los $ 2.644 a partir de marzo. La cifra será insuficiente para hacer frente a la inflación acumulada y a la que se va sentir durante 2019.

LEER MÁS: Nuevo mes, nuevos tarifazos: todos los aumentos de marzo

De acuerdo al INDEC, el precio de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), que mide la indigencia, aumentó un 53,5% durante 2018 y la Canasta Básica Total (CBT), indicador que determina la pobreza, se disparó un 52,9% en el mismo período.

En enero, la CBA se incrementó un 3,7%, por lo que una pareja con dos hijos necesitó de $ 10.577,16 para comprar la cantidad mínima de comida.

Por su parte, el aumento de la CBT, que además de alimentos reúne una cantidad mínima de indumentaria y servicios, fue el mismo: 3,7%. En este caso, el mismo núcleo familiar requirió de $ 26.442,92 para no caer por debajo de la línea de la pobreza.

En esta nota