La crisis generada por el macrismo golpeó con fuerza a un emblemático, casi centenario, local gastronómico de Córdoba. Se trata de Pirola, un restaurante que abrió sus puertas en 1930 y tuvo que cerrarlas por la situación del país, además de una decisión personal de su dueño.

El negocio fue inaugurado hace 89 años por Juan Pirola, que le dio el nombre, y en 1050 fue comprado por la familia Fosarelli, que lo mantuvo como un negocio familiar. Hoy, decidieron cerrar sus puertas.

"Los motivos por los que lo cierro, te diría que en un 30 por ciento es por la situación del país. Hay que renegar demasiado acá. Y el 70 por ciento restante, porque era algo que ya tenía previsto. Se conjugó todo ahora en este momento para darle su cierre", explicó Jorge Fosarelli al medio VOS.

"Tengo registrada la marca, pero no es el momento para vender algo así, es un local bastante grande, no vale la pena ofrecerlo. ¿Quién te va a pagar un alquiler tan alto?", agregó y dejó entrever que no hay dinero para afrontar semejante inversión en este momento de incertidumbre económica, devaluación e inflación.

Por la crisis, el local orientado a comidas tradicionales amplió su menú, aunque no fue suficiente para revertir la situación: "Con los aumentos de precios, estos comercios se dedican a algo más económico como pizzas o lomos que tienen también más salida".

LEER MÁS: Crisis económica y devaluación: "Haría todo igual pero más rápido"

En esta nota